Una celebración de cumpleaños

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: El Día de Pentecostés
Objeto: Un bizcocho (tarta) de cumpleaños con velas rojas, algunos globos rojos y un paquete envuelto en papel rojo.
Escritura: “Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en diferentes lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse” (Hechos 2:4 – NVI)

¿Qué tenemos aquí? Un bizcocho cubierto de velas, globos, un paquete envuelto en un papel muy bonito y amarrado con cintas y lazos. ¿Qué clase de celebración crees que sugieren estas cosas? Desde luego, una fiesta de cumpleaños. Puede ser que en este momento alguien esté celebrando su cumpleaños años hoy, pero no es eso lo que estamos celebrando. Hoy es el día en que celebramos el cumpleaños de la iglesia. El día en que realmente la iglesia comenzó. Lo llamamos el día de Pentecostés y recordamos el momento en que Dios envió el Santo Espíritu a su pueblo tal como Jesús había prometio que lo haría.

Estos artículos que usamos para celebrar un cumpleaños nos van a ayudar a recordar lo que ocurrió en la iglesia en el día de Pentecostés. También nos ayudan a recordar que el Espíritu Santo está trabajando todavía en la iglesia.

Los globos le añaden mucho a cualquier celebración, pero, como pueden ver, estos globos están vacíos, sin vida. Necesitan ser llenados de aire. Necesitan que alguien les dé vida. (Llene el globo). La Biblia nos dice que en el día de Pentecostés, los seguidores de Jesús estaban juntos en un lugar cuando de repente oyeron un sonido del cielo como de un viento fuerte que llenó toda la casa. Estamos aquí hoy esperando que el Espíritu Santo llene este lugar y le de el soplo de vida a la iglesia de Jesucristo.

Como todo buen bizcocho de cumpleaños, nuestro bizcocho tiene velas. Mientras las enciendo, se nos recuerda que en el día de Pentecostés se posaron lenguas de fuego sobre cada una de las personas en ese lugar y fueron llenadas del Espíritu Santo. Comenzaron a hablar en otras lenguas según el Espíritu les daba la habilidad. Al igual que sucedió en el día de Pentecostés, necesitamos que venga el Espíritu Santo, alumbre nuestro fuego y nos de el poder de hacer cosas que darán gloria a Dios.

¿Qué es una celebración de cumpleaños sin regalos? En el día de Pentecostés, el Espíritu Santo le dio a la iglesia primitiva los dones de perdonar, de la verdad, y de nueva vida. El Espíritu Santo nos ofrece esos mismos dones hoy. Él nos dirige a la verdad, nos perdona y nos da una manera mejor de vivir.

Esta ha sido una celebración de cumpleaños tremenda, pero me parece que se nos ha olvidado algo. ¡Oh, ya sé! Se nos olvidó cantarle “Cumpleaños feliz” a la iglesia. ¡Cantemos! “Cumpleaños feliz…”

Amado Padre, te damos gracias por haber enviado el Espíritu Santo. Ayúdanos a recordar que el Espíritu Santo aún llena la iglesia con poder, tal como lo hizo el día de Pentecostés. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Palabras Secreto
Sopa de letras
Boletín para niños (DOC) (PDF)