En Dios confiamos

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Confiando en nuestro padre celestial. Propio 13 (8)
Objeto: Se jugará un juego con los niños en lugar de enseñar un objeto.
Escritura: "Isaac le dijo a Abraham: —'¡Padre!' —'Dime, hijo mío'. —'Aquí tenemos el fuego y la leña'— continuó Isaac—; 'pero, ¿dónde está el cordero para el holocausto?' —'El cordero hijo mío, lo proveerá Dios'—le respondió Abraham. Y siguieron caminando juntos" (Genesis 22:7-8 -NVI).

Hoy vamos a participar de un juego. El juego se llama "¿En quién confías?". Voy a escoger una persona que quedará de pie aquí al frente del grupo. Esa persona escogerá a alguien que se pondrá detrás de él. Luego, la persona del frente cerrará los ojos y se dejará caer hacia atrás. La persona que está detrás lo cogerá en sus brazos para no dejarlo caer. Es muy importante que la persona que se va a dejar caer escoja a una persona en quien tenga confianza. No quisieras caer hacia atrás y descubrir que la persona en quien tenías confianza se ha ido para a tomar algo ¿verdad? (Depende en cuanto tiempo tiene, puede permitir que uno o más niños participen del juego.)

Hemos estado jugando el juego de "¿En quién Confías?" toda la vida. ¿Recuerdas cuando eras pequeño y saltabas de la cama hasta los brazos de su padre? Nunca te preocupaste si él te iba a agarrar o no, sino que confiabas en él completemente y sabías que no te iba a dejar caer.

La historia de Abraham y Isaac es una historia sobre confianza. Abraham era el padre de Isaac. Abraham y su esposa Sara habían esperado muchos años para tener un hijo. Abraham amaba a Isaac más que nadie en el mundo. Un día, Dios le habló a Abraham y le mandó a llevar a Isaac a una montaña para que lo ofreciera en sacrificio a Él. Así que Abraham se llevó a Isaac y comenzaron a subir la montaña. Al tercer día, Abraham le dijo a Isaac que iban a construir un altar y ofrecer un sacrificio a Dios.

Isaac le dijo a su padre: "El fuego y la leña están aquí, pero ¿dónde está el cordero para el sacrificio?"

Abraham le respondió: "Dios proveerá el cordero."

Se mantuvieron caminando hasta que llegaron al lugar que Dios les había indicado. Entonces Abraham construyó un altar y puso leña en él. Luego amarró a Isaac y lo puso en el altar. Tomó un cuchillo y estaba listo para matar a su hijo cuando el ángel del Señor le gritó: "¡Abraham! No pongas tu mano sobre el muchacho! ¡No lo toques!" Entonces Abraham miró y vió un carnero con sus cuernos enredados en un matorral. Así que Abraham cogió el carnero y lo ofreció como sacrificio a Dios. Abraham tenía fe en Dios y confiaba en Él completamente y Dios le proveyó el cordero, tal como Abraham le había dicho a Isaac.

Cuando confiamos en Dios, él siempre provee. ¿En quién confías tú?

Querido Padre: Así como Abraham, ayúdanos a poner nuestra confianza en tí y tener fe de que proveerás. En el nombre de Jesús oramos, amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Conecte los puntos
Sopa de letras

Algunas actividades estan en el formato PDF el cual requiere Adobe Acrobat Reader.