Jacob lucha con Dios

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Rendirse a la voluntad de Dios - Propio 13 (18) Año A
Objeto: Algunas fotos de luchadores
Escritura: "...quedándose solo (Jacob). Entonces un hombre luchó con él hasta el amanecer" (Génesis 32:24 - NVI).

¿Has visto alguna vez un deporte llamado lucha libre? La lucha libre es un deporte muy popular en todo el mundo. La lucha libre no profesional es popular en escuelas, colegios y en las Olimpiadas. La lucha libre profesional la podemos ver por televisión. Creo que la mayoría de esa clase de lucha es fingida, no real, pero mucha gente disfruta viéndola. La lucha libre es uno de los deportes más antiguos del mundo ya que se luchaba miles de años atrás.

Puede sorprenderte que se mencione una lucha libre en la Biblia. De hecho, de eso es que se trata nuestra lección de hoy. Uno de los luchadores de nuestra historia es muy conocido por ustedes. Miren a ver si pueden adivinar quién es. Era hijo de Isaac y Rebeca. Tenía un hermano gemelo llamado Esaú al cual le quitó la primogenitura. Tuvo dos esposas llamadas Lea y Raquel porque fue engañado por su tío Labán al casarlo con Lea a pesar de que era a Raquel a quien él amaba y con quien deseaba casarse. ¿Puedes adivinar quién era? ¡Exacto! Era Jacob.

Al comienzo de nuestra historia, Jacob y sus dos esposas, sirvientes y once hijos estaban viajando para encontrarse con Esaú. Esa noche llegaron a un río. Jacob cruzó a todos al otro lado del río y él se quedó atrás (no cruzó). La Biblia nos dice que toda esa noche un hombre estuvo luchando con Jacob. Mientras luchaban, el hombre tocó la cadera de Jacob, la cual se le salió de lugar. Cuando amaneció, el hombre vio que no podía ganar el combate, así que le dijo a Jacob: "Déjame ir, pues está amaneciendo¨.

Pero Jacob le contestó: "No te dejaré ir hasta que me bendigas".

"¿Cuál es tu nombre?" le preguntó el hombre.

"Jacob", le respondió.

"No te llamarás más Jacob", le dijo el hombre. "De ahora en adelante te llamaras Israel, pues has luchado con Dios y ganado".

"¿Y cuál es tu nombre?" le preguntó Jacob al hombre.

"¿Por qué deseas saber mi nombre?" le preguntó el hombre. Entonces bendijo a Jacob.

Jacob llamó a ese lugar Penuel, que significa "cara de Dios" porque había visto a Dios cara a cara, y seguía con vida. Después de salir el sol, Jacob continuó su camino, pero cojeaba por lo de su cadera.

¡Qué historia! ¿Te imaginas estar en una competencia de lucha libre con Dios?

Creo que muy frecuentemente estamos participando de una lucha libre con nuestro Padre Celestial. Deseamos hacer las cosas a nuestra manera y Él desea que "nos rindamos" y permitamos que sea Él quien tome el control de nuestra vida. Las cosas que Él desea para nosotros son mucho mejores que las cosas que deseamos para nosotros mismos, pero a veces Él deja que ganemos y aún así nos bendice.

Padre Celestal, hemos aprendido hoy acerca de la bendición que le prometiste a Jacob. Oramos para que te dejemos tener el control de nuestras vidas y poder recibir las bendiciones que nos has prometido. En el nombre de Jesús oramos, amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Palabras secreto
Sopa de letras
Boletín para niños (MS Word)

Algunas actividades estan en el formato PDF el cual requiere Adobe Acrobat Reader.