Las llaves de Dios para la felicidad
Traducción de Dalena Tarver


Tema:  Las promesas de Dios

Objectos:  Un llavero con llaves

Escritura:  Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. (Mateo 6:33)  Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón. (Salmos 37:4)  Honra a tu padre y a tu madre, . . . para que disfrutes de una vida larga y te vaya bien . . .(Deuteronomio 5:16) Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas. (Proverbios 3:6) (NVI)

Tengo muchas llaves en mi llavero.  Tengo llaves para mi casa, mi escuela, y la iglesia.  Las llaves nos importan mucho, ¿no?  Tengo que llevar estas llaves conmigo dondequiera que vaya.  No me sirven si se quedan en la cómoda en casa. 

Dios nos ha dado las llaves que necesitamos llevar con nosotros cada día. Oh, no las encuentren en un llavero.  Los encuentren en la Biblia.  Son las llaves para una vida feliz.

¿Cómo te gustaría tener una llave que abriría una puerta para que nunca más te preocuparía sobre lo que vas a comer, a beber, o a llevar?  Pues, ¡la tienes!  La Biblia dice, "No se preocupen por que comerán o beberán, ni cómo se vestirán.  Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia y todas estas cosas les serán añadidas."  La llave es buscar a Dios, y no las cosas.

¿Cómo te gustaría tener una llave que abriría la puerta a la futura para que sabrías lo que debas hacer y escoger?  ¡La tienes!  La Biblia dice, "Reconoce a Dios en todos tus caminos, y él allanará tus sendas."  La llave es buscar siempre lo que Dios quiere para tu vida, no lo que quieras tú.

¿Y una llave que abriría la puerta a los deseos de tu corazón?  ¡La tienes!  La Biblia dice, "Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón."  La llave es encontrar nuestra felicidad en Dios, ¡no en las cosas!

¿Te gustaría una llave que abriría la puerta a una vida larga y buena?  ¡La tienes!  La Biblia dice, "Honra a tu padre y a tu madre para que disfrutes de una vida larga y te vaya bien."  La llave es obedecer la orden de Dios, y su orden dice "¡Obedece a tus padres!"

Como ven, Dios nos ha dado las llaves a una vida dichosa.  Depende a nosotros para usarlas.  Se encuentran en su palabra y no nos ayudarán si quedan sobre la mesa en casa.  Tenemos que llevarlas con nosotros a dondequiera que vayamos.

Querido Señor, Gracias por darnos las llaves que abren las puertas que encontramos todos los días.  Ayúdanos recordar que necesitamos leer tu palabra cada día, y necesitamos usar las llaves que nos ha dado.  Amen.


© 1999-2001 by Charles Kirkpatrick
Free use within your church is permitted.
No other use without written permission.

Go to Sermons4Kids.com

Mensajes para niños