Compartir el amor de Dios

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá


Tema: El amor más compartido será el más bendecido.

Objecto: Un paquete de Kisses® or Hugs®

Pasaje de la Biblia: "Den, y les dará: se les echará en el regazo una medida llena, apretada, sacudida y desordante. Porque con la medida que midan a otros, se le medirá a ustedes. (Lucas 6:38-NVI)

Tengo algo para cada uno de ustedes esta mañana, y creo que les gustará. Tengo un dulce para cada uno. El dulce se llama en inglés "Kisses". En español sería "besos". Tengo un "beso" para cada uno. (Comparta los "Kisses"). ¿Tienen todos un "beso"? Todos tienen un "beso", ¿verdad? No tuviste que pagar por el "beso". No. Ese "beso" te fue dado gratis. Yo pagué por ello, y te lo di. Ahora lo tienes, y puedes hacer con él cualquier cosa que desees. Puedes dejarlo. Puedes regalarlo. La decisión es tuya. Vamos a pensar sobre eso un momento. Durante este momentito, puedes decidir quedarte tu "beso", o puedes decidir darlo a alguien. La opción es tuya.

(Hay varias cosas que pueden pasar aquí: (1) Todos los niños pueden decidir quedarse con su "beso". En ese caso, usted puede mostrarles los otros "besos" que tenga y explicar que hubiera podido darles más si hubieran compartido los suyos. (2) Algunos pueden darle su "beso" a una otra persona. De ser así, usted podrá darles algunos más, dependiendo de cuántos tenga para repartir. (3) Si sólo uno o dos de los niños dan su "beso", entonces puede darles más cantidad.)

Pues, veo que algunos de ustedes decidieron quedarse con su "besito" y que otros decidieron dar su "beso" a otras personas. Para los que dieron su "beso" a otro, voy a darles más "besos". Para los que se quedaron con su "beso", pues, aún lo tienen ¿no?

Como todos saben, un beso es una forma de mostrarle a alguien que lo amamos. Por eso, esta mañana, deseamos que estos besos signifiquen el amor que Dios tiene a ti. El amor de Dios está dado libremente (gratuitamente) ¿no? No tenemos que comprarlo. Jesús ya pagó el precio cuando murió en la cruz. Cuando tengas el amor de Dios, puedes quedarte con él o puedes escoger el compartirlo con otros.

Jesús, gracias por darnos libremente tu amor. Ayúdanos a recordar que nos has mandado a compartirlo con otros. Amén.

(Basado en un sermón enviado por Anne Eury. Gracias por compartir, Anne.)