¡Me encantan las paradas!
Traducción de Zulma M. Corchado de Gavalda


Tema: Domingo de Ramos (Domingo de palmas)

Objetos: banderas, confetti, artículos que hagan ruido, etc.

Escritura:  Al siguiente día, grandes multitudes que habían venido a la fiesta, al oír que Jesús venía a Jerusalén, tomaron ramas de palmera y subieron a recibirle, y clamaban: "¡Hosanna! ¡Bendito el que viene el el nombre del Señor, el Rey de Israel!"  Juan 12:12-13 (RVR 1960)

¡Me encantan las paradas! ¡Hay algo en la parada que hace a mi corazón latir! Frecuentemente celebramos evento especiales con paradas. Como por ejemplo cuando llega un circo a nuestro pueblo o cuando una feria va a comenzar. En ocasiones hacemos una parada para honrar a una persona importante que llega a nuestro pueblo.

Tengo unas banderas y algunos artículos que se usan para hacer ruido. En esta mañana deseo que nos imaginemos que estamos viendo una parada. Nuestra ciudad está honrando al primer astronauta de la ciudad en caminar en la luna. Les describiré la parada, y cuando pase el astronauta deseo que todos alcen sus banderas y hagan ruido. Practiquemos cómo hacer el ruido para estar seguros de que trabajan. Okey, todo el mundo haga ruido. ¡Tremendo! Eso fue estupendo. Prepárence pues la parada está a punto de comenzar.

Escuchen. Puedo escuchar la banda. Está dirigiendo la parada y detrás de la banda hay carrozas con muchas personas importantes de nuestra comunidad...nuestro representante, nuestro senador, el alcalde de nuestra ciudad. Mientras ellos pasan les sonreímos y movemos nuestras banderas. ¡Al fín llega nuestro héroe, el astronauta! ¡La multitud le grita, mueven sus banderas y hacen ruido con los diferentes artículos! (Muevan las banderas y hagan ruido). Entonces, según se aleja la parada por la calle el sonido de la banda se disipa en la distancia. Se ha terminado. La celebración ha llegado a su fín.

Algo así ocurrió en la ciudad de Jerusalén cerca de 2000 años atrás. Un rey estaba visitando la ciudad. Las personas se juntaron en las calles formando líneas esperando poder ver al rey. El Rey vino montado en un burrito y mientras pasaba por las calles de la ciudad las personas movían ramas de palmas y gritaban, "¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel!"

Estoy seguro de que saben quién era ese Rey: Jesús. Hoy celebramos el Domingo de Ramos. Recordamos la entrada de Jesús en Jerusalén y a las personas que le gritaban con alegría y movían sus palmas. Era un día que marcaba el comienzo de una semana que vería a Jesús siendo aclamado, luego arrestado, juzgado, azotado y puesto en una cruz para morir. Pero al terminar esa semana comenzaría otra semana de la misma manera que había comenzado esta, con una celebración.

Querido Jesús, nuestras voces se unen a las voces de los habitantes de Jerusalén de hace dos mil años. , "¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel!"  Amén.


© 1999-2005 Sermons4Kids, Inc.
All Rights Reserved.

Go to Sermons4Kids.com