¿Quién ha visto el viento?

Traducción de Dalena Tarver


Objecto:  Una cometa

Tema:  ¿Quién ha visto el viento?

Escritura:  Nadie ha visto jamás a Dios, pero si nos amamos los unos a los otros, Dios permanece entre nosotros, y entre nosotros su amor se ha manifestado plenamente.  I Juan 4:12 (NVI)

Hoy es el primer domingo de marzo.  Pues hay mucho más viento en el marzo que en muchos de los otros meses, una actividad favorita de niños este mes es volar una cometa.  Es gran alegría mirarlos volar arriba en el cielo.  ¿Qué es que las queda las cometas allá?  Es el viento ¿sí?  ¿Cuántos de ustedes han visto alguna vez el viento?  ¡Era una pregunta de prueba!  Nadie ha visto el viento.  No puedes ver el viento porque no es visible.  Pues, si no puedes ver el viento ¿cómo puedes saber que sí hay?

Primero, puedes saberlo porque puedes ver las cosas que las mueve el viento. (Tome en la mano pedazos de papel y soplélos hasta el aire.)  Puedes verlo moviendo las hojas de los árboles y soplando los pedazos de papel.  No puedes ver el viento, pero sabes que está allá porque puedes ver lo que está haciendo. 

Puedes saber que el viento está allá porque puedes sentirlo.  (Sople el revés de la mano.)  Puedes sentirlo soplando contra tu cara y pasando por el cabello.  No puedes ver el viento, pero sabes que está allá porque puedes sentirlo.

Finalmente, puedes saber que el viento está allá porque puedes oírlo.  Cuando me despierto por la mañana, me gusta saber si está soplando el viento.  A veces, escucho al canal de tiempo ( o Weather Channel) para ver si está soplando.  Algunas mañanas no tengo que mirar a la tele.  Puedo oír el viento silbando por los árboles, bajo a la chimenea, y por todos lados de las ventanas y de las puertas.  No puedo ver el viento, pero sé que está allá porque puedo oírlo.  ¿Cuántos de ustedes alguna vez han visto a Dios?  La Bíblia dice que nadie ha visto a Dios.  Pues, si no lo hemos visto a él, ¿cómo es que sabemos que él está allá?  Creo que podemos saber que él está allá el mismo como podemos saber que el viento está allá.

Primero, podemos ver que él mueve.  La Bíblia dice que el Espíritu de Dios los mueve a los individuos a hablar y a hacer cosas por él. (2 Pedro 1:21)  No podemos verlo, pero podemos ver las cosas que hacen individuos porque el Espíritu Santo de Dios los ha movido.

Podemos saber que Dios está allá porque podemos sentir su presencia.  La Bíblia dice, "Mira que estoy a la puerta y llamo.  Si alguno oye mi voz y abra la puerta,entraré." (Apocalipsis 3:20)  No podemos ver a Dios, pero sabemos que él está allá porque habla a nuestro corazón. 

Señor, No te podemos ver, pero sabemos que estás allá porque podemos ver que mueves, podemos sentir tu presencia, y te oyemos hablar a nuestro corazón.  Te damos gracias a tí que sí estás allá.


Sermons4Kids.com