Una cosa lleva a la otra
Traducción de Zulma M. Corchado de Gavalda


Tema: La naturaleza del pecado

Objeto: Un paquete de papitas (patatas) fritas

Escritura: "El rey se quedó angustiado, pero a causa de sus juramentos y en atención a los invitados, no quiso desairarla. Así que en seguida envió a un verdugo con la orden de llevarle la cabeza de Juan" (Marcos 6:26-27a).

Tengo un paquete de papitas fritas y deseo compartirlas con ustedes. No sé si tengo suficiente para todos así que cojan una sola papita hasta que nos aseguremos que todos tienen una (pase las papitas hasta asegurarse que todos tienen).

Hmmm...Creo que cogeré una también (cómase la papita). ¿Alguien desea otra? ¿Sabes?, el problema que hay con las papitas es que tan pronto te comes una, deseas otra, y otra, y otra. De hecho, hay una compañía que hace papitas que tiene como consigna (lema): "Te reto a que te comas sólo una". Ellos saben que una papita te llevará a comerte otra y que antes que te des cuenta habrás perdido el control totalmente y te habrás comido todo el paquetito de papitas.

Así es el pecado. Satanás nos tienta a que hagamos algo malo diciéndonos que no nos hará daño al hacerlo tan solo una vez. Satanás sabe que si puede lograr que hagamos algo una vez, él logrará que lo hagamos una y otra vez. Pronto habremos perdido el control totalmente.

Eso fue lo que pasó con Herodes y Herodías en la historia bíblica de hoy. Herodes se había casado con Herodías y deseaba que Juan el Bautista le dijera que había hecho bien. Juan se rehusó a decirlo porque Herodías era la esposa del hermano de Herodes.

Herodías estaba muy enojada porque Juan rehusaba bendecir la unión. Ella deseaba matar a Juan, pero Herodes sentía temor porque sabía que Juan era un hombre de Dios. Así que, en lugar de matarlo, lo puso en prisión.

Herodes dio una gran fiesta en su cumpleaños. Le pidió a la hija de Herodías que bailara para él y sus invitados. Cuando bailó, Herodes y sus invitados quedaron tan complacidos que él le dijo que le daría lo que ella quisiera.

La muchacha no sabía que pedir, así que corrió a preguntarle a su madre. Herodías vio su oportunidad de deshacerse de Juan el Bautista le dijo a su hija que pidiera la cabeza de Juan el Bautista en una bandeja. La muchacha fue prontamente donde Herodes y le dijo: "Quiero que ahora mismo me des, en una bandeja, la cabeza de Juan el Bautista".

Herodes se puso muy triste. Él no quería matar a Juan, pero había prometido darle a la muchacha lo que ella deseara.

Posiblemente todo había comenzado al Herodes mirar a la esposa de su hermano y pensar en lo bonita que era. Entonces una cosa llevó a la otra hasta que terminó en asesinato. Así es el pecado..."Te reto a que cometas uno solo".

Querido Padre, cuando Satanás nos tiente, ayúdanos a recordar que un pecado lleva a otro y a otro y a otro. Amén.

Página para colorear



Go to Sermons4Kids.com