Contestando al llamado

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Jesús nos llama a seguirle - 3er Domingo después de Epifanía
Objeto: Un teléfono
Escritura: "Vengan, síganme, les dijo Jesús, y les haré pescadores de hombres. Al momento dejaron las redes y lo siguieron" (Marcos 1:17-19 NVI).


¿Qué haces cuando hay una emergencia? Digamos, por ejemplo, que alguien se ha dado un golpe fuerte o tiene una enfermedad, y si no obtiene ayuda en seguida, pueden morir. ¿Qué puedes hacer? ¡Muy Bien! ¡Llamas al 9-1-1! (Sustituya por el número de emergencia apropiado en su área).

Cuando llamas al 9-1-1 y le dices a la persona que contesta que necesitas ayuda de inmediato, es su trabajo el proveer ayuda. La persona nunca diría algo como: “Lo siento, estamos realmente muy ocupados ahora, tal vez podamos atenderle más tarde.” ¡De ninguna manera! Él/ella deja lo que está haciendo y se asegura de que recibas la ayuda que necesitas.

En la historia Bíblica de hoy Jesús estaba caminando junto a la orilla del Mar de Galilea y predicando las Buenas Nuevas de Dios cuando pidió ayuda. Vió a Pedro y a Andrés tirando una red al agua, pues eran pescadores. Él los llamó y les dijo: “Vengan, síganme, y les haré pescadores de hombres.” ¿Entiendes? Jesús necesitaba que Pedro y Andrés le ayudaran a enseñarle a la gente acerca del amor de Dios hacia ellos. Cuando Jesús llamó a Pedro y a Andrés, ellos no dijeron: “No podemos ir ahora, estamos pescando. Tal vez en otro momento.” ¡De ninguna manera! La Biblia nos dice que dejaron sus redes y siguieron a Jesús.

Jesús, Pedro y Andrés se habían alejado un poquito del lugar cuando vieron a Santiago y a Juan sentados en un bote remendando sus redes. Cuando Jesús les vió, les llamó y les dijo: “Síganme” ellos no dijeron: “No podemos ahora, estamos ocupados remendando nuestras redes. Quizás en otra ocasión.” ¡No! La Biblia nos dice que dejaron a su padre sentado en el bote junto a las personas que trabajaban con él y siguieron a Jesús.

Jesús todavía está pidiendo ayuda. Él nos ha llamado a ti y a mí para que le ayudemos a traer a otros al reino de Dios. ¿Es eso una emergencia? ¡Claro que sí! ¡Es un asunto de vida y muerte! La Biblia dice: “Y a menos que se arrepientan, todos ustedes también perecerán” (Lucas 13:3). Jesús nos ha llamado. ¿Qué le diremos? ¿Qué haremos? Espero y oro que dejemos todo lo que estamos haciento y respondamos a su llamado.

Querido Jesús, deseamos serte fieles al responder a tu llamado. Deseamos ser pescadores de personas como Pedro, Andrés, Santiago y Juan. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Conecte los puntos
Laberinto
Sopa de letras
Boletín para niños