¿Estás listo para la Navidad?

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Preparándonos para la venida de Cristo. Segundo Domingo de Adviento – Año C
Objeto: Un calendario (Pueden usar un calendario de Adviento).
Escritura: “Así está escrito en el libro del profeta Isaías: Voz de uno que grita en el desierto: 'Preparen el camino del Señor, háganle sendas derechas. Todo valle será rellenado, toda montaña y colina será allanada. Los caminos torcidos se enderezarán, las sendas escabrosas quedarán llanas. Y todo mortal verá la salvación de Dios.'" (Lucas 3:4-6 – NVI).

¡Rayos! ¡Miren ésto! (Enseñe el calendario). ¡Faltan sólo catorce días para Navidad! ¿Están listos para la Navidad? Esa es la pregunta que escuchamos en estos días, ¿no es así? ¿Qué querrán decir las personas cuando te preguntan si estás listo para la Navidad? Bueno, generalmente quieren decir algo como esto…

    • ¿Has terminado de hacer tus compras?

    • ¿Has terminado de empacar tus regalos?

    • ¿Montaste el árbol de Navidad y lo decoraste?

    • ¿Terminaste de hornear las galletitas de Navidad?

    • ¿Está tu casa limpia y lista para recibir visitas?

¿Estás listo para la Navidad? ¿Qué cosas necesitas hacer para estar listo? (Permita que los niños contesten). Hay una pregunta que es mucho más importante que “¿Estás listo para la Navidad?” La pregunta es: “¿Estás listo para Cristo?”

En la historia bíblica de hoy, escuchamos la voz de Juan el Bautista gritándole a las personas: “Preparen el camino del Señor, háganle sendas derechas. Todo valle será rellenado, toda montaña y colina será allanada. Los caminos torcidos se enderezarán, las sendas escabrosas quedarán llanas. Y todo mortal verá la salvación de Dios." ¿Querría Juan el Bautista verdaderamente que las personas trabajaran en los caminos? No, lo que Juan deseaba era el que las personas se prepararan para la venida del Mesías. Lo que él deseaba dejarles saber a las personas era que tenían que preparar (enderezar) sus corazones y volverse (buscar) a Dios. Verás… no importa cuán bueno puedan pensar las personas que son, siempre hay algo que está torcido y lugares ásperos en sus vidas. Hay deshonestidad, egoísmo, orgullo, envidia y muchas otras cosas. Juan quería que la gente enderezara su vidas torcidas y que las partes de su vida que estuvieran ásperas fueran suavizadas para que Jesús pudiera venir y caminar entre ellos.

Durante esta época especial del año, tú y yo necesitamos asegurarnos de que estamos listos para la venida del Cristo de la Navidad. Necesitamos mirar nuestros corazones y pedirle a Dios que enderece nuestro camino de la vida y que suavice los lugares ásperos para que podamos caminar con Jesús todos los días de nuestra vida. Hagamos eso ahora mismo.

Amado Padre, deseamos estar listos. Endereza nuestros caminos y haz que nuestras asperezas sean suavizadas. Amén.

Página para colorear
Sopa de letras
Completa los espacios
Palabras secretas
Silueta de palabras