Desayuno en la playa

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: El seguir a Jesús trae buenas recompensas. (3er domingo de Pascua, Año C)
Objetos: Una caña de pescar y carrete u otro equipo de pescar
Escritura: "Muchachos, ¿no tienen algo de comer?, les preguntó Jesús. No, respondieron ellos. Tiren la red a la derecha de la barca, y pescarán algo. Así lo hicieron, y era tal la cantidad de pescados que ya no podían sacar la red" (Juan 21:5-6 - NVI).

¿Les gusta pescar? He oído a algunas personas decir que gozan de la pesca aunque no pesquen nada. Dicen que sólo gozan de la paz y relajamiento que provee la pesca. Tengo algo que confesar: Nso me parece muy divertido el estar sentado en un bote con una caña de pescar sin siquiera pescar un pez. ¿Y a tí qué te parece? Imagínate que has estado sentado en el bote toda la noche y no has pescado nada y al amanecer ves a una persona parada a la orilla del agua.

"¡Hola!" dice él. "¿Has tenido suerte?"

"No he pescado nada", contestas.

"Bueno, si pones tu caña de pescar al lado derecho del bote, podrás pescar muchos peces".

¿Lo harías, o te dirías: "Eso es lo más loco que he escuchado. ¿Qué diferencia hace a qué lado del bote pongo la caña de pescar?"

Bueno, eso fue casi exáctamente lo que pasó en nuestra lección bíblica de hoy. Varios de los discípulos estaban reunidos al lado del Mar de Galilea. El grupo incluía a Simón Pedro, Tomás, Natanael y a Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo.

De momento Pedro dijo: "Voy a pescar".

"Iremos también", dijeron los otros. Así que entraron en el barco y después de estar toda la noche en el mar, no pescaron nada.

Al salir el sol, Jesús estaba parado en la playa, pero los discípulos no distinguieron quién era. Jesús los llamó y les dijo: "¿Han pescado algo?"

"Nada", dijeron los discípulos.

"¡Tiren sus redes al lado derecho del bote y pescarán!"

¿Lo hicieron? ¡Claro que sí! ¿Pescaron algo? ¡Pescaron tantos peces que no podían meter la red dentro del bote!

Entonces el discípulo que Jesús amaba le dijo a Pedro: "¡Es el Señor!" Cuando Pedro escuchó eso, saltó al agua y se dirigió hacia la orilla. Los otros se quedaron en el bote y halaron la red llena de peces hacia la orilla. Cuando llegaron allí, encontraron a Jesús haciendo el desayuno: pescado al carbón y algo de pan.

"Traigan algunos de los peces que han pescado", dijo Jesús. Pedro haló la red hacia la orilla y contaron los peces; habían 153 peces grandes. "Vengan y coman de este desayuno", Jesús dijo. Entonces Jesús sirvió el pescado y pan.

No puede haber nada mejor que eso. ¡Desayuno en la playa con el Señor resucitado! ¿Qué hubiese pasado si los discípulos hubieran rehuído tirar sus redes al lado derecho del bote? Se hubiesen perdido el tener un estupendo desayuno en la playa con Jesús. ¿Qué pasa cuando tú y yo rehusamos hacer las cosas que Jesús nos ha llamado a hacer? ¡Perdemos el recibir las maravillosas bendiciones que él desea darnos!

Padre, sabemos que tienes unas bendiciones maravillosas para nosotros cuando fielmente seguimos a nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Nuestra oración es que siempre seamos discípulos obedientes. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Conecte los puntos
Palabras seretas
Sopa de letras
Boletín para niños (DOC) (PDF)