Llevando la invitación

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá


Tema: Contándole a otros acerca de Jesús. (Domingo de la Trinidad).
Objetos: Una invitación con sobre predirigido y sello
Escritura: “Jesús se acercó entonces a ellos y les dijo: Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo 28:18-20 - NVI).

¿Alguna vez has pensado en dar una fiesta? El primer paso en la planificación de una fiesta es hacer la lista de todas las personas que deseas invitar. Lo próximo es enviar invitaciones a todas las personas que desees que vengan a la fiesta. Las invitaciones pudieran ser como la que te estoy mostrando. Como ves, la invitación tiene un nombre, la dirección y un sello. Una vez llevas las invitaciones al correo y las echas en el buzón, es el trabajo de los carteros llevar las invitaciones. El correo no decide qué invitaciones llevar y cuáles no, ¿no es así? Los carteros no pueden decir: “Estamos muy ocupados hoy; si no llevamos estas invitaciones, tal vez alguna otra persona le informará a los demás que hay una fiesta.”

Y ¿qué si llueve? ¿Pueden los carteros decir: “Está lloviendo hoy y si salimos a entregar estas invitaciones nos vamos a mojar, mejor es que esperemos a que deje de llover para salir a llevarlas?” No, la invitación ha sido llevada al correo y tiene que ser enviada, llueva o no. Si esperan a que el tiempo esté perfecto, la invitación puede llegar muy tarde.

¿Sabes que Jesús ha enviado una invitación? Su invitación dice: “¡Ven” Cualquiera que tenga sed, que venga y cualquiera que desee, deje que que tome el don gratuito del agua de vida.” Jesús también ha decidido quién es el que está invitado. ¡Todos estamos invitados! La invitación está dirigida a “cualquiera de desee venir.” Ahora es el momento de llevar la invitación. ¿Sabes a quién Jesús le dio la tarea de entregar las invitaciones? ¡A ti y a mí!

En los versículos de la Biblia que conocemos como “La Gran Comisión”, Jesús nos dijo que fuéramos por todos los lugares y le contáramos a todo el mundo acerca de su amor por ellos. Jesús ha enviado la invitación y nos ha dado la tares de llevarla a ti y a mí. Estemos ocupados o no, llueva o esté soleado el día, tenemos que llevar el mensaje antes de que sea muy tarde.

Padre te damos gracias por tu amor. Te damos gracias por Jesús, quien vino para que tengamos vida eterna. Te agradecemos el que hayas enviado tu Santo Espíritu para ser nuestro consolador y guía. Ayúdanos a ser fieles en llevar tu mensaje de amor para otros. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Laberinto
Palabras secretas
Sopa de letras
Boletín para niños (DOC) (PDF)