El administrador deshonesto

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Honestidad. Propio 20 (25) Año C
Objetos: Una bolsa para el dinero como la utilizada por los negocios para llevar los depósitos al banco.
Escritura: "El que es honrado en lo poco, también lo será en lo mucho; y el que no es íntegro en lo poco, tampoco lo será en lo mucho" (Lucas 16:10 – NVI).

Un día la mamá de Susy la envió a la tienda a comprar una libra de pan. Ella le dio a Susy dos dólares y le dijo que podía quedarse con el cambio. Cuando Susie pagó el pan, la cajera le dio, sin querer, más cambio del que debía. Susy supo de inmediato que era mucho dinero. ¿Qué debía hacer? ¿Debería decirle a la cajera que había cometido un error, o se debía quedar callada? ¿Qué hubieras hecho tú?

Santiago estaba en la fila de la cafetería de la escuela y miró hacia abajo y vió un billete de un dólar en el piso. No había manera de saber quien había perdido el dinero, y nadie habría de saber que él lo había cogido y metido en su bolsillo. ¿Qué debía hacer? ¿Qué harías tú?

Héctor se encontró una bolsa como esta con $120.00 encima de la máquina de Coca Cola en su escuela. ¡Vaya! ¡Eso sí que es mucho dinero! ¡Piensa en todas las cosas que podrías hacer con $120.00! ¿Qué debió hacer Héctor? ¿Qué harías tú?

Todos los días nos enfrentamos a decisiones que ponen a prueba nuestra honestidad. Puede ser una pequeña cantidad de cambio erróneo, un dólar encontrado en el piso o una cantidad grande de dinero como el que se encontró Héctor en la escuela. La cantidad de dinero no es lo importante, sino hacer lo que es correcto.

Un día Jesús contó una parábola acerca de un hombre rico que acusó a su administrador de gastar su dinero. Él lo llamó y le dijo que le dijera la forma en que había estado manejando su dinero. En realidad, el administrador había estado tomando parte del dinero para sí, robándole a su jefe.

Como el administrador sabía que iba a ser despedido, se le ocurrió un plan que podía ayudarle a hacer muchos amigos. Llamó a las personas que le debían dinero a su jefe y les pidió que le dijeran cuánto le debían. Cuando le dijeron, el administrador le dijo que pagaran una cantidad menor. Como puedes imaginar, las personas estaban contentas porque sólo tenían que pagar parte de lo que debían. De esta manera el administrador consiguió tener muchos amigos que pudieran ayudarle cuando no tuviera trabajo.

Jesús contó esta historia para demostrar que "El que es honrado en lo poco, también lo será en lo mucho; y el que no es íntegro en lo poco, tampoco lo será en lo mucho". Si tú y yo nos aseguramos de ser honestos en las pequeñas cosas, entonces estaremos seguros de que seremos honestos en las cosas grandes. Si la gente sabe que puede confiar en nosotros en cosas pequeñas, sabrán también que pueden confiar en nosotros en las cosas grandes también.

Amado Padre, ayúdanos a recordar lo que Jesús nos enseñó sobre la honestidad, y ayúdanos a ser honestos en cada situación, sea grande o pequeña. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Completa los espacios
Crucigrama
Palabras secretas
Silueta de palabras
Sopa de letras
Boletín para niños (DOC) (PDF)