Haciendo lo correcto

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Siendo confiable, aún cuando nadie está velando. Propio 20 (25) Año C
Objetos: Un billete de un dólar y una bolsa como la usada por los depositantes del banco.
Escritura: "El que es honrado en lo poco, también lo será en lo mucho; y el que no es íntegro en lo poco, tampoco lo será en lo mucho."  (Lucas 16:10 - NVI).

¿Qué harías si pasaras por el escritorio de tu maestro y vieras un dólar en el piso? ¿Se lo entregarías a tu maestro o mirarías a tu alrededor para asegurarte que nadie está mirando y te llevarías el dólar?

¿Que harías si estuvieras caminando de la escuela a tu casa y te encontraras una bolsa como esta y cuando miraras dentro, descubrieras que contiene mucho dinero? ¿Se lo dirías a tu padre y lo reportarías a la policía, o dirías: "¡Rayos! Este es mi día de suerte"?

Esta mañana les voy a contar tres historias de personas que encontraron una gran cantidad de dinero y decidieron hacer lo correcto.

Héctor Rodríguez tiene 15 años y es un estudiante de escuela superior. Un día Héctor encontró una bolsa conteniendo $120.00 encima de la máquina de Coca-Cola. Él se lo llevó a su maestra y ambos fueron a la oficina del principal a entregarlo. Cuando se le preguntó porqué entregaba el dinero en lugar de quedarse con él, Héctor dijo que estaba preocupado por el empleado que perdió la bolsa ya que podía estar en problemas al perder ese dinero.

Eddie McLaughlin, caminando a su casa al atardecer, se encontró una bolsa en la acera fuera de la tienda. Levantó la bolsa, miró dentro, y vio que contenía una gran cantidad de dinero. Cuando Eddie llegó a su casa le contó a su esposa que había encontrado una bolsa de dinero y lo contaron juntos. Había más de $4,000. Eddie llamó a la policía y le contó lo del dinero. Sin duda, el gerente de la tienda al que se le había caído la bolsa mientras cerraba la tiende se puso muy contento cuando supo que Eddie McLaughlin había encontrado el dinero.

Una noche, guiando hacia su casa, Jason Baxter, cruzó una intersección bien alumbrada y vió lo que creyó que era un libro en el medio de la calle. Se paró y lo recogió. Era un libro de citas (compromisos) con bolsillos que se cerraban con cremalleras (zippers). Buscando en el primer bolsillo, Jason encontró seis dólares y una licencia de chofer. Cuando abrió el segundo bolsillo vió que había una cantidad enorme de dinero. Cuando llegó a su casa, Jason contó el dinero. Había más de $9,000 en efectivo. Para algunos la decisión pudo haber sido muy difícil, pero no para Jason. Llamó a la policía e informó sobre lo que había encontrado. Cuando se le preguntó porque informó lo del dinero contestó: "Era lo correcto."

Estas historias nos llevan a preguntar: ¿Qué hubiera hecho yo de haber encontrado todo ese dinero? Para encontrar la contestación pregúntate antes: "¿Qué haría si encontrara un dólar en el piso, al lado del escritorio de mi maestra?" ¿Sabes?, la honestidad no depende de la cantidad de dinero envuelta, es una cuestión de hacer lo correcto.

Un día Jesús le contó una historia a sus discípulos acerca de un hombre rico que tenía un administrador y el admnistrador estaba usando el dinero del hombre para su propio beneficio. El hombre rico descubrió que el administrador estaba gastando su dinero así que lo llamó y lo botó. Después de contarles la historia, Jesús dijo: "El que es honrado en lo poco, también lo será en lo mucho; y el que no es íntegro en lo poco, tampoco lo será en lo mucho." Si somos honestos en lo pequeño, también lo seremos en las cosas grandes. Si las personas saben que pueden confiar en nosotros en las cosas pequeñas, sabrán que podrán confiar en las grandes.

Querido Padre, ayúdanos a recordar lo que Jesús dijo acerca de la honestidad y permite que seamos honestos en toda situación, grande o pequeña. En el nombre de Jesús oramos, amén.

Página para colorear
Crucigrama
Palabras secretas
Sopa de letras
Boletín para niños