Una Sorpresa de Resurrección

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá


Tema: La resurrección de Cristo - Domingo de Resurrección
Objetos: Galletas de sorpresa de resurrección (Oprima para la obtener la receta)
Escritura: "El ángel dijo a las mujeres: No tengan miedo; sé que ustedes buscan a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, tal como dijo. Vengan a ver el lugar donde lo pusieron (Mateo 28:5-6 - NVI).

Estoy seguro que todos ustedes saben que estamos celebrando un día muy especial. ¿Quién puede decirme qué día es? ¡Eso es correcto! ¡Es domingo de Resurrección! Para comenzar nuestra lección de hoy, les tengo una sorpresa. Es una galleta que se llama "sorpresa de resurrección". Pasen la bolsita hasta que todos tengan una galleta. No se la coman hasta que todos tengan una. (Espere hasta que cada uno tenga su galleta y continúe).

Ahora que todos tienen una, pueden comerse su galleta. (Usted puede comer una galletita con ellos.) ¡Mmm! Qué rica, ¿verdad? ¿Quién puede decirme por qué se llama galletas de sorpresa de resurrección? (Permítales contestar.) ¡Así es! Tenían una sorpresa en el medio, ¿no es cierto? Había una gominola o una gomita horneada en el centro de ella.

El título de la lección bíblica de hoy es "Una Sorpresa de Resurrección". Pero la sorpresa de resurrección en nuestra lección no es acerca de encontrar algo no esperado. Era más bien el NO encontrar lo esperado. Escuchen la maravillosa historia de "Una Sorpresa de Resurrección".

Un domingo después que Jesús fue crucificado, María Magdalena y otra mujer llamada María fueron a visitar la tumba en la cual Jesús fue enterrado. Cuando llegaron, la piedra que cubría la tumba había sido removida y un ángel estaba sentado sobre ella. Las dos mujeres estaban sorprendidas y sintiendo algo de miedo.

"No tengan miedo," les dijo el ángel. "Sé que están buscando a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, ha resucitado, tal como él dijo que haría. Vengan, vean el lugar donde estaba acostado. Luego vayan rápido a compartir estas nuevas con los discípulos."

Las dos Marías miraron hacia dentro de la cueva y vieron que la tumba estaba vacía y salieron rápidamente. ¡Estaban sorprendidas! ¡Estaban temerosas! Pero estaban llenas de gozo. Al ir hacia los discípulos a contarles lo que habían visto, se encontraron a Jesús. Corrieron hacia él y se agarraron de él y le adoraron.

Jesús les dijo: "¡No tengan miedo! Díganle a mis hermanos que vayan a Galilea y allí me verán."

Eso es lo que llama una Sorpresa de Resurrección de verdad. Ellas fueron a ver a Jesús en la tumba, pero no estaba allí. ¡Había resucitado! Es por eso que cuando vemos a nuestros amigos en la Pascua de Resurrección los saludamos diciendo: "¡Ha resucitado!" y nuestros amigos contestan "¡Verdaderamente ha resucitado!" (Pueden hacer el saludo para que los niños y la iglesia lo contesten.)

Padre Celestial, ¡cuántas gracias te damos por esta gloriosa celebración de la resurrección de Jesús, nuestro Señor. No nos sorprende que la tumba se encontrara vacía. Él resucitó como dijo que haría. En su nombre oramos. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Escoge
Laberinto
Sopa de letras
Boletín para niños