Tomando la ruta más fácil

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: El discipulado no es fácil
Objeto: Un paquete de barajas y tal vez un libro de magia
Escritura: “Luego comenzó a enseñarles: El Hijo del hombre tiene que sufrir muchas cosas y ser rechazado por los ancianos, por los jefes de los sacerdotes y por los maestros de la ley. Es necesario que lo maten y que a los tres días resucite…Entonces llamó a la multitud y a sus discípulos. Si alguien quiere ser mi discípulo, les dijo, que se niegue a sí mismo, lleve su cruz y me siga” (Marcos 8:31 y 34 NVI).

Tengo un truco estupendo de barajas para enseñarles en esta mañana (Barajee su paquete). En primer lugar, necesito un ayudante. (Escoja un ayudante y continúe). Deseo que escojas una carta de este paquete. No me la enseñes, pero se la puedes enseñar a los demás. Me cubriré los ojos para no verla. Ahora, deseo que la pongas en el medio del paquete de cartas. ¡No me permitas verla! Esta es la parte asombrosa. Voy a chasquar mis dedos y la carta que tu escogiste se moverá del medio del paquete a la parte superior del paquete. ¿Están listos? (Chasquea los dedos). ¡Aquí está! Tu carta está en la parte superior (Coge la baraja y enséñasela a tu ayudante).

Esta es tu carta, ¿no es así? ¿No es? Bueno, no entiendo qué ha pasado. Compré este libro que me enseña cómo hacer este truco y no funcionó. El libro decía que debía dejarte escoger una carta, ponerla en el medio del paquete y cuando chasqueara mis dedos se movería a la parte arriba. Oh, había otro montón de cosas que se suponía que hiciera, pero todo eso era muy complicado. Sencillamente salté todo esa parte. Se supone que sea un truco de magia, así que pensé que funcionaría con sólo chasquear mis dedos.

A veces creemos que la vida debía ser así de fácil, ¿no? Pensamos que todo debe suceder al chasquear nuestros dedos. Cuando nuestra vida se complica, tratamos de buscar una forma más fácil.

Esto no es nada nuevo. En el tiempo de Jesús la gente pensaba igual. Un día Jesús estaba hablando con sus discípulos y les estaba diciendo que iba a sufrir para salvar al mundo de su pecado. Les dijo cómo se iban a mofar de él, cómo le iban a dar, crucificar y enterrar, pero que resucitaría al tercer día. Para eso lo había enviado su Padre.

Pedro tenía otras ideas. Sabía que Jesús era el Mesías, el Hijo de Dios, y que eso no era lo que deseaba para Jesús.Tenía que haber una manera más fácil. Tenía razón. Había una manera más fácil. Jesús tenía el poder. Él pudo haber hecho lo más fácil. Pudo haber establecido su reino en la tierra con sólo chasquear sus dedos. Pero ese no era el plan de Dios.

Jesús se viró hacia Pedro y lo reprendió. “¡Aléjate de mí, Satanás! Tú no piensas en las cosas de Dios sino en las de los hombres.”

Jesús no estaba interesado en tomar el camino más fácil y no desea que nosotros busquemos la forma más fácil para salir de la situación. Él dice: “Si alguien quiere ser mi discípulo, que se niegue a sí mismo, lleve su cruz y me siga.”

El ser un discípulo de Jesús no es fácil. No ocurre con sólo un chasquido de nuestros dedos. No es fácil, ¡pero la recompensa es tremenda!

Padre, ayúdanos a estar dispuestos a tomar nuestra cruz y seguir a Jesús. Sabemos que no será fácil, pero valdrá la pena. Amén.

Página para colorear

Búsqueda de palabras

Laberinto