Me ama...no me ama

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Conociendo el amor de Dios ... Enseñando el amor de Dios.
Objetos: Algunas margaritas
Escritura: "Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:8-NVI). "Si alguien afirma: 'Yo amo a Dios', pero odia a su hermano, es un mentiroso, pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios , a quien no ha visto" (1Juan 4:20 - NVI).

¿Cuántos de ustedes saben qué clase de flor es esta? Es verdad, es una margarita. La margarita es una flor hermosa que a menudo se usa en arreglos primaverales. Es brillante y alegre y puede levantarte los ánimos si te sientes decaído o triste. Hay algo más de las margaritas que algunos de ustedes puede que no sepan. Algunas veces la gente usa las margaritas para ver si alguien los quiere. Si a un muchacho le atrae a una linda jovencita y quiere saber si ella le corresponde, él lo puede decidir preguntándole a la margarita. Le va quitando los pétalos a la margarita mientras dice estas palabras, "Me ama...no me ama...me ama...no me ama". Cuando quita el último pétalo, él sabe la respuesta. Ahora, si la respuesta es "No me ama", siempre puedes tratar otra vez con otra margarita. Puedes seguir tratando hasta que encuentres la respuesta que quieres! ¿Crees que es un buena forma de saber quien te ama?…Yo tampoco.

¿Cómo sabemos que Dios nos ama? ¿Tenemos que quitarle los petalos a una margarita y confiar que la respuesta sea "Él me ama"? ¡No! Hay una manera muy fácil de saber que Dios nos ama. La Biblia nos dice que Dios nos demuestra su amor al permitir que su único Hijo, Jesús, muera en la cruz por nosotros. Si alguien desea morir por ti, no tienes que preguntarte si te quiere o no. ¡Tu sabes que te quiere!

¿Cómo sabe Dios que le amamos? ¿Sabe Él que lo amamos porque decimos que le amamos? ¡No! Nuevamente encontramos la contestación en la Biblia. La Biblia dice que demostramos nuestro amor a Dios al amar a otros. La Biblia dice que no podemos decir que amamos a Dios, al cual nunca hemos visto, si no amamos a nuestros hermanos y hermanas a los cuales vemos diariamente.

Es fácil ver que Dios nos ama. ¿Es fácil para Dios ver que le amamos?

Señor, decimos que te amamos. Ayúdanos a demostrar que te amamos amándonos los unos a los otros. Amén.