Fe para la travesía

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Confiando en Dios. 2do Domingo de Cuaresma Año A
Objeto: Una venda
Escritura: "El Señor le dijo a Abram: 'Deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu padre, y vete a la tierra que te mostraré'" (Génesis 12:1 – NVI).

Cuando hacemos algo por primera vez puede darnos un poco de miedo. ¿Recuerdas tu primer día de escuela? Posiblemente tu mamá fue contigo para ayudarte a encontrar tu salón y conocer tu maestra. Cuando te montaste en una bicicleta por primera vez, probablemente alguien te ayudó, aguantándote al subir a ella y correrla. Eso te dio confianza y pronto estuviste corriéndola solo. Cuando fuiste a nadar por primera vez, ¿fuiste y saltaste al agua? No, posiblemente alguien estuviera contigo y te aguantara hasta que aprendiste a nadar solo. Nos ayuda mucho el tener a alguien en quien confiar cuando tratamos de hacer algo que nunca habíamos hecho.

Hoy he traído una venda. ¿Qué pasaría si yo le pidiera a uno de ustedes que después de vendarle los ojos buscara un himnario en el último banco de la iglesia? ¿Cómo se sentirían? ¿Estarían preocupados por tropezar con algo y lastimarse? ¿Estarían temerosos de que otros pudieran reírse de ustedes cuando fueran en la dirección incorrecta? ¿Qué pasaría si les dijera que iría con ustedes y les llevaría de la mano? Confían en mí, ¿no? Estaré con ustedes en cada paso que den. ¿Cómo se sienten ahora? ¿Les gustaría tratarlo? (Escoge a un niño.) OK (nombre), vamos a buscar el himnario.

Lo que (nombre) hizo esta mañana es similar a lo que Abram y Sarah experimentaron en la lección bíblica de hoy. Dios le dijo a Abram que dejara todo y que se fuera a un nuevo país. Ni siquiera le dijo a cuál país iba a ir. Sólo le dijo: "Vé a la tierra que te mostraré." Él no sabían a dónde iba a ir o que encontraría al llegar allá. Era como ir con una venda, pero confiaba en Dios, tal como (nombre) confió en mí y como nosotros confiamos en nuestros padres cuando nos ayudan a hacer cosas nuevas. Así que, a pesar de sentir cierto temor, empacó todo y dejando todo lo que le era conocido, salió en una travesía al lugar que Dios le habría de mostrar. Le tomó muchos años, pero Dios estaba con él y le guió a su nuevo hogar.

¿Y tú, has salido a una travesía hacia lo desconocido? Seguro que sí. Casi todos los días nos enfrentamos a cosas que nunca hemos hecho antes. Podría ser que sintiéramos algo de miedo pero sabemos que Dios está con nosotros, tal como lo estuvo con Abram y Sarah. Sólo tenemos que confiar en que Él nos guiará.

Padre, a veces sentimos temor al ir a lugares que no hemos ido antes. Ayúdanos a recordar que estás con nosotros dondequiera que vayamos. Amén.

Actividades Grupales Interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Completa los espacios
Laberinto
Sopa de letras

NOTA: Algunas actividades estan en el formato PDF el cual requiere Adobe Acrobat Reader.  Para bajar la última versión fuera de costo clic aquí.