La Pascua

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: El amor y protección de Dios (Propio 18 (23) - Año A)
Objeto: Un yo-yo
Escritura: La sangre servirá para señalar las casas donde ustedes se encuentren, pues al verla pasaré de largo (Éxodo12:13 - NVI).

Estoy seguro que la mayoría de ustedes han jugado con un yo-yo. Un yo-yo es un juguete simple pero muy divertido. Algunas personas pueden hacer trucos espectaculares con el yo-yo, pero lo más importante es que el yo-yo sube y baja, sube y baja. Así también es como algunas personas lucen, inclusive tú y yo. Todos tenermos nuestras subidas y bajadas, ¿no es así? A veces estamos contentos, y otras veces tristes. Podemos estar trabajando fuertemente un día y ser vagos otro. Podemos ser honestos en una ocasión y deshonesto en otra. ¿Puedes pensar en otras maneras en que demostramos este sube y baja en nuestras vidas?

En la historia bíblica de hoy, veremos que el faraón, el rey de Egipto, también tenía sus subidas y bajadas. También veremos como Dios le castigó por la forma incorrecta de actuar.

Recordarán que Dios le habló a Moisés desde una zarza ardiente y le dijo que fuera al faraón y le dijera que dejara ir a su pueblo. Ellos habían sido esclavos en Egipto por muchos años. Así que Moisés y su hermano, Aarón, fueron a ver al faraón y le pidieron que liberara al pueblo de Dios, pero el faraón dijo: "No, no les dejaré ir".

Debido a que el faraón rehusó obedecer, Dios comenzó a enviar plagas terribles a Egipto. En una ocasión envió ranas sobre toda la tierra de Egipto. Habían tantas ranas que el faraón creía que iba a croar. En otras ocasiones Dios envió insectos, mosquitos y langostas. ¡Eso realmente molestó al faraón! Bueno, ya el faraón había tenido más subidas y bajadas que un yo-yo. Cuando Dios le enviaba una de las plagas, el faraón le decía a Moisés que si Dios quitaba la plaga, él dejaría ir al pueblo. Pero después que Dios hacía que la plaga terminara, el faraón cambiaba de opinión y rehusaba dejar ir al pueblo. Como el faraón demostraba tener un corazón duro y rehusaba dejar salir el pueblo de Dios, Dios continuaba enviándole plagas al pueblo de Egipto. Hubo diez plagas en total.

La plaga final fue la peor de todas. Dios le dijo a Moisés que le dejara saber al faraòn que la última plaga sería tan terrible que lo haría cambiar su corazón y dejaría ir al pueblo. Cada primogénito, es decir, el primer hijo de cada familia y el primer macho de cada animal moriría. ¡Qué tristeza! Siempre es triste ver lo que ocurre a las personas cuando rehusan obedecer a Dios, y como el faraón y el pueblo de Egipto rehusaron hacer lo que Dios le dijo que hicieran, ¡ellos sufrieron terriblemente! Esto puede ser muy difícil de entender, pero recuerden, Dios le había dado muchas oportunidades para que le obedecieran, pero ellos habían rehusado.

Dios le dio instrucciones a Moisés de cómo preparar a su pueblo para esta última plaga. Él le dijo que cada familia tomaría un cordero de un año, uno que fuera perfecto, y prepararían una comida. Recogerían parte de la sangre y la untarían en los postes y el dintel (el marco) de las casas.

Dios dijo: "Pasaré sobre la tierra de Egipto y heriré de muerte a todos los primogénitos, sean humanos o animales, y traeré juicio sobre todos los dioses de Egipto. La sangre será la señal en las casas donde ustedes habiten. Cuando vea la sangre, pasaré sobre ustedes y ningún mal les tocará cuando hiera la tierra de Egipto".

Después de enviar la décima plaga, el faraón se arrepintió de no haber obedecido a Dios y permitió que el pueblo de Dios saliera.

Dios cuida de nosotros tal como cuidó a sus hijos en Egipto hace muchos años atrás. De hecho, Él hizo provisión para que nosotros pudiéramos salir de nuestras situaciones difíciles también. Nosotros, al igual que el faraón, tenemos nuestras altas y bajas, pero Jesús murió en la cruz por todas las cosas malas que hemos hecho. Si creemos en él y le pedimos que entre en nuestro corazón, Él abrirá un camino para que vayamos al cielo.

Padre, sabemos que alguna de las cosas que hacemos no te agradan. Estamos agradecidos por Jesús quien nos ha dado libertad. En Él tenemos perdón. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Conecte los puntos
Palabras secreto
Sopa de letras
Boletín para niños

Algunas actividades estan en el formato PDF el cual requiere Adobe Acrobat Reader.