Dándole lo mejor

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Jesús merece lo mejor. 5to domingo de Cuaresma – Año C
Objetos: Traiga algo que usted considere su posesión más valiosa.
Escritura: “María tomó entonces como medio litro de nardo puro, que era un perfume muy caro, y lo derramó sobre los pies de Jesús, secándoselos luego con sus cabellos. Y la casa se llenó de la fragancia del perfume.“ (Juan 12:3 – NVI).

Esta sortija es una de mis posesiones más preciadas. No sé cuánto vale, pero para mí es de gran valor porque pertenecía a mi abuela. De hecho, es lo único que tengo que pertenecía a mi abuela. Nunca consideraría venderla pues su valor para mí es mayor que cualquier cantidad de dinero que puedan darme si la vendiera.

Si te preguntara ¿cuál es tu posesión más valiosa?, ¿qué dirías? Para alguno de ustedes podría ser un animal de peluche que ha tenido desde bebé. Para otro podría ser su muñeca favorita. Aún para otros podría ser una bola de béisbol autografiada por un jugador famoso. Si un amigo tuyo viniera a visitarte a tu hogar, ¿le darías tu posesión más valiosa para demostrarle el amor que le tienes? Eso es lo que una mujer llamada María hizo en nuestra historia bíblica de hoy.

Un día Jesús fue a la ciudad de Betania. Esa era la ciudad donde un hombre llamado Lázaro, el cual Jesús había resucitado, vivía con sus dos hermanas, María y Marta. Al Jesús estar en Betania, se preparó una cena en su honor. Lázaro estaba comiendo en la mesa con Jesús mientras que Marta servía la comida. María estaba sentada a los pies de Jesús escuchando lo que Jesús enseñaba.

Mientras que estaba sentada a los pies de Jesús, María hizo algo muy raro. Ella tomó una botella de un perfume muy caro y comenzó a lavar con él los pies de Jesús. Entonces secó los pies con su cabello. La Biblia nos dice que toda la casa se llenó con el olor suave del perfume.

Uno de los discípulos de Jesús, cuyo nombre era Judas, se molestó mucho por lo que había hecho María. Él dijo: “¿Por qué no se vendió este perfume, que vale muchísimo dinero, para dárselo a los pobres?” Judas realmente no estaba preocupado por los pobres. La Biblia nos indica que estaba preocupado por el dinero ya que frecuentemente robaba de la bolsa del dinero y lo tomaba para él.

Jesús vino en defensa de María y le contestó a Judas: “Déjala en. Ella ha estado guardando este perfume para el día de mi sepultura”.

Jesús decía eso porque sabía que dentro de unos días sería crucificado y enterrado. No sé si María sabía eso o no, pero me gustaría pensar que María deseaba darle a Jesús lo mejor que tenía para demostrarle su amor. El perfume era lo mejor, lo más valioso que María tenía para ofrecer.

Jesús nos ha dado el regalo más maravilloso imaginable, el regalo de la vida eterna. Es gratis, pero es muy costoso. Su costo fue la vida de Jesús.

¿Qué podemos darle a Jesús para demostrarle nuestro amor? No creo que desee una sortija de diamantes, un peluche, una muñeca o una bola de béisbol autografiada. Creo que desea que le demos lo mejor de nuestra vida, nuestra vida misma.

Padre celestial, Jesús dio su vida para demostrarnos su amor por nosotros. Te pedimos que podamos entregarle nuestras vidas en servicio a él como expresión de nuestro amor. En el nombre de Jesús oramos, amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Conecte los puntos
Sopa de letras
Boletín para niños (MS Word) (PDF)