Otro tipo de calentamiento global

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá


Tema: Compartiendo el amor de Dios con otros (Domingo de la Trinidad, Año A)
Objetos: Un globo terráqueo
Escritura: "Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo" - Mateo 28:19-20.

Difícilmente haya algún tema más debatido o de más cubertura en los periódicos que el del calentamiento global. Se le acusa de las subidas en las temperaturas, tormentas, subidas del nivel del mar, sequías y virtualmente cualquier otro fenómeno que pueda ser explicado. Hay algunos que creen que si no se consigue una solución para esta situación, el mundo está condenado a desaparecer. Hay otros que creen que el calentamiento global en una tendencia natural que se corregirá sola según pase el tiempo. El propósito de nuestra lección de hoy no es el tratar de persuadirles, ya sea de una manera u otra acerca del tema del calentamiento global. Me gustaría, sin embargo, discutir una clase diferente de calentamiento global y animarles a que hagan su parte para aumentarla.

En 1929, un compositor de nombre Kurt Kaiser escribió una canción titulada "Pásalo." (Traducción libre). He aquí parte de la lírica de esa canción:

Pásalo

Basta solo una chispa
Para encender el fuego
Que a todos dará luz,
y calor al estar brillando.

Así es el amor de Dios
Cuando está en ti,
Lo esparcirás alrededor
Pasarlo tú querrás.

No hay duda que nuestro Señor dio su aprobación a esta forma de calentamiento global. Antes de regresar al cielo, les dio esta amonestación a sus discípulos: Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo."

Tú y yo tenermos las Buenas Nuevas que el mundo necesita. Pasémoslas pues.

Padre, nos has dado la tarea de hacer discípulos de todas las naciones. Ayúdanos a ser fieles en compartir tu amor y enseñar a otros a guardar tus mandamientos. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Laberinto
Palabras secretas
Sopa de letras
Boletín para niños