Los perdidos y encontrados de Dios

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Jesús vino a salvar a los pecadores perdidos. Propio 19(24) Año C
Objetos: Una caja grande etiquedada o identificada "Perdido y encontrado" y lleno de cosas que los niños puedan haber perdido.
Escritura: "Les digo que así mismo se alegra Dios con sus ángeles por un pecador que se arrepiente" (Lucas 15:10 – NVI).

En tu escuela, ¿hay una caja de "Perdido y encontrado"? Estoy seguro que sí. Los niños siempre están perdiendo cosas. Al empezar el año escolar, probablemente no haya mucho en la caja, pero no pasará mucho tiempo antes de que la caja de "Perdido y encontrado" esté llena y desbordándose como esta caja. Veamos que encontramos en nuestra caja de "Perdido y encontrado"

¡Mira! Hay un zapato. ¿Como es posible que una persona pierda una zapato? ¿No creen ustedes que la persona debía haberse dado cuenta que sólo tenían un zapato?

Aquí hay un par de espejuelos. Ahora, ¿cómo es posible que una persona que use espejuelos pueda hacer las asignaciones sin sus espejuelos? Bueno, creo que esa sería una mejor excusa para darle a la maestra que la de que el perro se comió la asignación. Los maestros nunca creen esa.

Hmm… aquí tenemos una lonchera. Yo siempre estaba perdiendo mi lonchera cuando estaba en la escuela. Ahí es que mi mamá decidió el que me llevara el almuerzo en bolsas de estraza (bolsas de papel marrón).

Aquí también hay un par de guantes. Tal vez la persona que los perdió no está muy preocupado en este momento, pero cuando haga frío (o vaya a un lugar en el que haga frío), estoy seguro de que desearía saber dónde están.

¿Has perdido algo alguna vez que fuera realmente importante para tí? ¿Qué hiciste? ¿Dijiste: "Oh bueno, eso no es un problema, siempre puedo conseguirme otro?" No, me imagino que probablemente estuviste buscando hasta que encontraste lo que habías perdido. En nuestra lección bíblica de hoy, Jesús nos cuenta dos historias de dos personas que perdieron algo muy importante para ellos.

En la primera historia, Jesús hablò sobre un hombre que tenía cien ovejas. Una de sus ovejas se había alejado de la manada y se habíaextraviado. Cada una de las ovejas era importante para el hombre, y les dijó: "Regocíjense conmigo; he encontrado la oveja que había perdido."

Después Jesús contó la historia de una mujer que tenía di ocho, nueve. ¡Oh no! He perdido una de mis monedas", dijo. ¿Sabes lo que hizo? Ella prendió las luces de su casa, barrió el piso y buscó hasta que encontró la moneda que había perdido. Cuando la encontró, llamó a todos sus amigos y vecinos y les dijo: "Regocíjense conmigo; He encontrado mi moneda perdida."

Jesús contó estas dos historias para demostrar el amor de Dios por nosotros. Somos hijos de Dios pero en ocasiones nos perdemos. Cuando eso ocurre, Dios no se da por vencido De hecho la Biblia dice que Dios envió a Su Hijo, Jesús, para buscar y salvar a los perdidos. Y tal como las personas en las historias se regocijaron cuando encontraron lo que habían perdido, Jesús dijo: "Les digo que así mismo se alegra Dios con sus ángeles por un pecador que se arrepiente"

Me alegra mucho de que Dios nos ame tanto que no se de por vencido cuando nos perdemos. ¿Y tú?

Padre,somos tus hijos y ¡nos amas tanto a todos y cada uno de nosotros! Estamos agradecidos que no te das por vencido cuando nos perdemos. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear

Completa los espacios
Crucigrama
Palabras secretas
Silueta de palabra
Sopa de letras
Boletín para niños (PDF)