El Más Grande de los Mandamientos

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Amando a Dios, amándonos los unos a los otros. (Propio 26/Ordinario 31 Año B)
Objetos: Un afiche de las “Reglas del Salón”
Escritura: “‘Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.’ El segundo es: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento más importante que éstos’” (Marcos 12:30-31-NVI).

Me imagino que muchos de ustedes tienen una lista de reglas parecida a estas en su salón de clases. Si camináramos a través de cada salón de su escuela, probablemente veríamos una lista de reglas en la pared. Aún cuando hubiesen algunas diferencias, la mayoría tendrían escritas las mismas cosas. Tendrían cosas como:
  • Escucha con cuidado
  • Sigue las instrucciones
  • Obedece a la maestra (al maestro)
  • Trabaja calladamente
  • Mantén tus manos quitas
  • Sé amable con los demás

Si se me preguntara cuál de las reglas del salón es la más importante, yo sabría qué decir. Diría que la más importante es respetar y obedecer a la maestra y la segunda es muy parecida a esta: ser amable y respetar a tus compañeros. Si siguiéramos esas dos reglas, ninguna otra regla sería necesaria.

A los líderes religiosos de la época de Jesús les gustaba sentarse a discutir la ley. Especialmente les gustaba hacerle preguntas a Jesús esperando que dijera algo que hiciera que las personas le rechazaran. Un día ellos estaban haciéndole preguntas a Jesús y él les daba una buena contestación tras otra. Uno de los maestros religiosos de la ley estaba parado allí oyendo el debate, la discusión. Se dio cuenta que Jesús había contestado bien, así que le preguntó: “De todos los mandamientos que hay, ¿cuál es el más importante?”

Muchos de ustedes saben los diez mandamientos, ¿no? ¿Cómo contestarían esa pregunta?

Esto es lo que Jesús contestó. Dijo: “El mandamiento más importante es amar a Dios con todo tu corazón, toda tu alma, toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es igualmente importante: Ama a tu prójimo como a ti mismo. No hay mandamientos más importantes que estos”.

¡Después de escuchar la contestación de Jesús, nadie más se atrevió a hacerle más preguntas!

¡Qué contestación sabia! Si tan sólo pudiéramos cumplir con esos dos mandamientos, no tendríamos dificultad en cumplir con los demás, ¿no es así? Vayamos al Padre y pidámosle ayuda.

Amado Padre, ayúdanos a amarte con todo nuestro corazón alma y fuerzas y amarnos los unos a los otros como nos amamos a nosotros mismos. Amén.

ágina para colorear
Crucigrama
Completa los espacios
Conecte los puntos
Silueta de la palabras
Sopa de letras

Algunas actividades estan en el formato PDF el cual requiere Adobe Acrobat Reader.