El mejor regalo de todos

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: La gracia de Dios - 4to Domingo de Cuaresma
Objeto: Un paquete envuelto en papel de regalo
Escritura: “Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte” (Efesios 2:8-9 NVI). "Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16 - NVI).

Miren este regalo tan preciosamente envuelto. ¿A alguno de ustedes la gusta recibir regalos? ¡Desde luego que sí! No puedo imaginar a alguien diciendo que no le gusta recibir regalos. Si fuera a darte este paquete y te pidiera que me dieras cinco dólares, ¿te estaría dando un regalo? No, si tienes que pagar por él o hacer algo para recibirlo, entonces no es un regalo. Cuando alguien te da un regalo, no te cuesta. No hay condiciones. Lo que tienes que hacer es aceptarlo. Eso hace que sea un regalo.

¿Cuál es el mejor regalo que has recibido? ¿Fue tu primera bicicleta? Tal vez fue un XBox 360® o un Sony Playstation®. Para algunos de ustedes puede haber sido un carro de control remoto y para otros puede haber sido un muñeco de peluche. En un grupo como este, podemos tener diferentes ideas de lo que es un buen regalo, pero hoy deseo hablarte sobre el mejor regalo que se ha dado jamás.

¿Cuál es ese regalo? Es el regalo de la vida eterna. Es el regalo de Dios y que es dado a todo aquel que desee recibirlo. La Biblia dice: "Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él crea no se pierda, sino que tenga vida eterna." Todo el que cree? Esos somos tú y yo. El mejor regalo de todos es para tí y para mí.

Cuando alguien te da un regalo, no es correcto es preguntarle: "¿Cuánto te costó?" Pero en este caso, la Biblia nos dice cuánto costó el regalo de Dios, y el costo es muy grande. Le costó a Dios su único Hijo. ¿Puedes imaginarte cuánto amor tuvo que sentir Dios por nosotros para que enviara a su único Hijo a la tierra a morir por nosotros para que tuviéramos vida eterna? ¿Puedes imaginarte cuánto amor nos tuvo Jesús al disponerse a morir en la cruz para que viviéramos la vida eterna con él en el cielo?

Vida eterna, ¡qué regalo! Y todo lo que tenemos que hacer para recibirlo es creer y aceptar a Jesús como nuestro Salvador.

Gracias, Padre, por el mejor regalo de todos. Gracias por Jesús, quien nos amó tanto que pagó el precio por nuestros pecados para darnos el regalo de la vida eterna. En el nobre de Jesús oramos. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Palabras secreta
Sopa de letras
Boletín para niños (MS Word)