Él nos ha escogido

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Dios nos ha escogido para ser su hijo. Ordinario 10 (15)
Objeto: Una bola de soccer o algún otro objeto deportivo.
Escritura: “… según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad…” (Efesios 1:4-5 – RV 1960).

¿Te gustan los deportes? ¿Cuál es tu deporte favorito? ¿Béisbol? ¿Baloncesto? ¿Soccer? ¿Eres un buen jugador? Sabes, no todos lo son. Hoy deseo contarte la historia de un chico llamado Tomás.

Tomás quitó su vista del libro al escuchar a su maestra anunciarle a la clase: “Llegó el receso y vamos a jugar béisbol. Jacob, María y tú serán los capitanes del equipo.”

“¡Oh no!“ Tomás pensó. “Eso significa que estarán escogiendo sus equipos y posiblemente seré uno de los últimos en ser escogido… como siempre”. Mientras estaba con los otros niños en el patio, Tomás trató de lucir como que no le importaba que uno a uno todos los demás niños fueran escogidos y el fuera dejado. Pero, la realidad era que le dolía mucho. “Desearía que por lo menos una vez en la vida fuera el primero en ser escogido” pensó Tomás.

Espero que eso nunca te haya pasado, pero probablemente así haya sido. Eso nos ha pasado a la mayoría de nosotros. Debería haber una forma major de escoger los equipos. Tengo una idea: ¿por qué no hacer una línea y designar con los números 1-2-1-2-1-2 y luego todos los número 1 serían un equipo y los número 2 serían el otro. De esa manera nadie tendría que ser el último en ser escogido.

Nuestra lección bíblica de hoy es acerca de ser escogido para pertenecen a la familia de Dios. ¿Cómo te gustaría pertenecer a la familia de Dios? Bueno, todos podemos ser parte de la familia de Dios, pero no tienes que preocuparte de ser el último en ser escogido. La Biblia nos dice que antes de que hiciera el mundo, Dios nos amó y nos escogió. Antes de que naciéramos, Dios decidió adoptarnos en su familia.

¿Por qué Dios querrá que pertenezcamos a su familia? ¿Será porque somos buenos y maravillosos? No, es porque ÉL es bueno y maravilloso. Necesitábamos una hogar eterno y él nos dio un hogar en el cielo. Necesitábamos alguien que nos ayudara a crecer y él está ahí para ayudarnos diariamente. Necesitábamos alguien que nos amara y él nos amó más que cualquier otra persona pudiera hacerlo.

Dios nos ha escogido, ahora está en nosotros el decirle, “SÍ”. Cuando confesamos nuestro pecado y ponemos toda nuestra confianza en Jesús, venimos a ser los hijos adoptivos de Dios y él hace que todo trabaje de acuedo a su plan para nosotros. Estoy tan contento de que Dios me escogiera para ser parte de su familia, ¿no lo estás tú?

Amado Padre, gracias por escogernos y por enviar a su Hijo para que llegamos a ser parte de su familia. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Página para colorear
Crucigrama
Palabras secreto
Sopa de letras

Algunas actividades estan en el formato PDF el cual requiere Adobe Acrobat Reader.