Él tiene el futuro en sus manos

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Los signos del fin de los tiempos. Propio 28 (33) Año C
Objetos: Una bolsa de galletas de fortunas
Escritura: "Tengan cuidado; no se dejen engañar —les advirtió Jesús—. Vendrán muchos que usando mi nombre dirán: "Yo soy" , y: "El tiempo está cerca." No los sigan ustedes" (Lucas 21:8 - NVI).

¿Les gusta la comida china? ¡A mí me encanta! Cuando salimos a comer fuera de casa uno de mis lugares favoritos es un restaurante chino. Después que terminas de comer, siempre te traen galletitas de fortuna. Cuando las abres encuentras un papelito con tu fortuna escrita en ellas. Algunos de los ejemplos de las fortunas pueden ser:

Vendrán buenas cosas para ti.

Tendrás éxito en la escuela y en los juegos.

Tendrás una sorpresa muy agradable próximamente.

Harás buenas decisiones hoy.

El tiempo es adecuado para hacer nuevos amigos.

Algo que habías perdido va a ser encontrado pronto.

Harás algo próximamente que hará a tu familia orgullosa de ti.

Vivirás una larga vida.

Cuando lees la fortuna que te ha salido en la galletita, ¿la crees? Puede que nos riamos de algunas de ellas, pero es medio bobo el pensar que un pedacito de papel en una galletita de la fortuna pueda indicarte que va a pasar en tu futuro.

En nuestra lección bíblica de hoy, Jesús tenía algunas cosas que decir acerca de las personas que decían poder predecir el futuro. Jesús y sus discípulos estaban en el templo comentando sobre lo bello que era (el templo) cuando Jesús les dijo: "El tiempo se acerca cuando todas estas cosas serán totalmente destruídas. ¡Ni una sola piedra quedará encima de otra!"

Los discípulos se atemorizaron un poco por lo que Jesús les dijo. "¿Cuándo ocurrirá esto?", preguntaron. "¿Que signos habrá que nos permitirá saber cuándo ocurrirán estas cosas?"

"No permitan que nadie les engañe", Jesús contestó. "Muchos dirán: ¡El tiempo está cerca! Pero no les crean." Era que Jesús sabía que esas personas no podían adivinar el futuro. ¡Sólo Dios puede hacerlo!

Hay algunas personas hoy día que creen que ellos pueden ver el futuro. Puede ser que digan algunas cosas que nos den temor, pero necesitamos recordar lo que Jesús le enseñó a sus discípulos. "¡No se preocupen!" les dijo. "Se salvaran siéndome fieles."

Padre celestial, no sabemos lo que nos deparará el futuro, pero sabemos quién lo tiene en sus manos. Sabemos que estamos seguros al poner nuestra fe y confianza en ti. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página de colorear
Crucigrama
Palabras secretas
Sopa de letras
Boletín para niños (DOC) (PDF)