Jesús sana en sábado

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Jesús puso las necesidades de las personas sobre las reglas o leyes (Propio 16 (21)
Objetos: Ninguno es necesario
Escritura: "Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo?” Lucas 13:16 (RVR1960)

Para ayudarles a entender la importancia de la lección de hoy, deseo que todos se pongan de pie. Párense bien derechitos y bonitos. Ahora, doblen su cintura hasta que estén mirando al piso. ¡Qué incómoda es esa posición!, ¿no? Pueden quedarse fácilmente doblados así por unos minutos, ¿pero qué si tuvieras que estar doblado de esa manera todo el tiempo? ¿Qué si tuvieras que estar doblado de esa manera día tras día y año tras año por dieciocho años? Sería una historia muy diferente, ¿no? ¿Qué si fueras a la tienda y tuvieras necesidad de algo que está en la tablilla superior? ¡No podrías ver la tablilla y mucho menos alcanzar algunos de los artículos que allí estuvieran! Tendrías que depender de alguien para encontrar y conseguirte los artículos que necesitas.

En la lectura bíblica de hoy, Jesús estaba enseñando en la sinagoga un sábado cuando vio una mujer que estaba discapacitada. Ella había estado encorvada, doblada, por dieciocho años y no podía estar derecha. Cuando Jesús la vio, la llamó, la tocó y le dijo: "Mujer, eres libre de tu enfermedad." Al instante ella pudo pararse derecha. ¡Estaba tan contenta que comenzó a alabar a Dios!

Pensarías que todos en la sinagoga ese día estarían contentos y se unirían a la mujer en alabanzas a Dios. ¡No fue así! El líder a cargo de la sinagoga se puso furioso de que Jesús hubiese sanado a la mujer en el día del sábado. Le dijo a la gente: "Seis días hay en que se debe trabajar; en éstos, pues, venid y sed sanados, y no en día de reposo."

Jesús le respondió al líder de la sinagoga: "Hipócrita, cada uno de vosotros ¿no desata en el día de reposo su buey o su asno del pesebre y lo lleva a beber? Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo?" El líder se avergonzó, pero las demás personas estaban contentas y se regocijaban de todas las cosas maravillosas hechas por Jesús.

Jesús sabía que las reglas eran importantes, pero sabía también que las necesidades de las personas eran más importantes. Tú y yo necesitamos aprender esa lección también. Cuando veamos a alguien en necesidad, lo más importante es ayudarles, sin importar cuándo ni dónde sea.

Padre, ayúdanos a seguir tu ejemplo dado por Jesús. Ayúdanos a poner las necesidades de otros antes que cualquier regla que podamos tener. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Palabras secretas
Sopa de letras
Boletín para niños (DOC) (PDF)