Jugando a luchar

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavalda

TEMA: Rendirse a la voluntad de Dios

OBJETO: Una foto de su padre

ESCRITURA: "Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes, afirma el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de un futuro y una esperanza" (Jeremías 29:11 - NVI).

Esta es una foto de mi padre. Ahora, mi padre está en el cielo con Jesús, pero todavía pienso mucho acerca de él y recuerdo algunos de los momentos cuando lo pasamos bien. Una cosa que recuerdo es los "juegos de lucha" que teníamos cuando era pequeño. Nos tirábamos en suelo y luchábamos. Tomaba mi brazo y lo llevaba a mi espalda y me decía: "¿Te das por vencido?" y yo le respondía: "¡No!" Él mantenía mi brazo en mi espalda hasta que yo decía "¡Me doy por vencido! ¡Me rindo!" Entonces me levantaba y yo saltaba encima de él y la " lucha" comenzaba otra vez. Por supuesto, mi padre era mucho más grande y fuerte que yo y podía ganar todas las veces pero no lo hizo. Me permitía ganar con frequencia.

Muchas veces nosotros queremos jugar a la lucha con nuestro Padre Celestial. Queremos hacer cosas de nuestra manera y él quiere que nos rindamos y que le demos el control de nuestra vida. Las cosas que Dios quiere para nuestra vida son muchas mejores que las cosas que nosotros deseamos. La Biblia dice: "Yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes, afirma el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza."

Dios, nuestro Padre Celestial es fuerte y poderoso. Él facilmente pudiera forzarnos a hacer lo que él quiere pero no lo hace. Él espera con paciencia para que nos rindamos a su voluntad. ¿No es tiempo ya de que le digamos, "¡Ya! ¡Me doy por vencido! ¡Me rindo!" y le permitamos tener el control de nuestra vida?

Querido Padre: Te escojemos para que seas el Señor de nuestra vida. ¡Nos rendimos a tí! ¡Tú tienes control! Amén.


© 2003 Charles Kirkpatrick
Todos los derechos reservados.

  Go to Sermons4Kids.com