Yo soy el pan vivo

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Jesús es el pan de vida - Propio 14 (19)
Objeto: Un afiche (poster) de la pirámide alimenticia. (Ver enlace abajo.)
Escritura: “Yo soy el pan vivo que bajó del cielo. Si alguno come de este pan, vivirá para siempre. Este pan es mi carne, que daré para que el mundo viva” (Juan 6:51 - NVI).

¿Han visto alguna vez un afiche de la pirámide alimenticia? La pirámide alimenticia fue creada para que sepamos que clases de alimentos debemos comer para que tengamos un cuerpo fuerte y saludable. Aquí tengo una pirámide. En ella se encuentran los grupos alimenticios. Hay granos, vegetales, frutas, leche, productos lácteos, carnes, grasas y dulces.

Como puedes ver, la parte más grande de la pirámide la comprenden los alimentos que adquirimos de los granos. ¿Cuáles son algunos de los alimentos que hacemos de granos? Veamos… hay pan, cereal, bizcochitos (magdalenas), tortillas y muchas otras cosas buenas para comer. La mayoría de las cosas que hacemos de granos no sólo saben bien, sino que también son saludables. El pan se considera como uno de los alimentos más importantes. De hecho, ha sido llamado “el bastón de la vida.”

Aún en los tiempos bíblicos, el pan era muy importante para la vida. ¿Recuerdas el momento en que Dios proveyó pan para los israelitas cuando ellos estaban sufriendo de hambre en el desierto? Todas las mañanas Dios enviaba pan del cielo para que la gente comiera. Estoy seguro de que también recuerdas el momento cuando Jesús alimentó una multitud de 5,000 personas con sólo cinco panes y dos peces. ¿Recuerdas cuando Jesús les enseñó a orar a sus discípulos? Les enseñó a decir: “Danos hoy nuestro pan de cada día.” Sí, pan es, y siempre ha sido, una parte importante de la vida.

Una barra de pan no dura mucho. Se pone viejo y duro. No sólo eso, sino que cuando lo comemos, nos sentimos satisfechos por un rato, pero después sentimos hambre otra vez. Aún cuando Jesús sabía que el pan era muy importante para la vida, él deseaba algo más para sus hijos. Él deseaba algo que pudiera durar para siempre. Un día, al enseñar, Jesús dijo: “Yo soy el pan de vida. Aquel que viene a mí nunca tendrá hambre. Yo soy el pan vivo que bajó del cielo. El que come de este pan, no morirá.”

Si deseamos vivir, necesitamos pan. Si deseamos vivir eternamente, necesitamos a Jesús, el Pan de Vida.

Nuestro Padre, te damos gracias por Jesús, el Pan de Vida. Oramos para que cada uno de los que aquí estamos, tome y coma para que puedan vivir por siempre.  .Amén

Afiche de la pirámide alimenticia

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Palabras secretas
Sopa de letras
Boletín para niños