Nuestro mapa y nuestro guía

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: La Biblia es nuestro mapa y guía (Domingo de la Trinidad)
Objetos: Un mapa y una brújula.
Escritura: "Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad" (Juan 16:13a - NVI).

¿Has estado perdido alguna vez? Yo lo he estado y puedo decirles que uno no se siente bien. En una ocasión estaba viajando de noche e hice un viraje erróneo. Mientras guiaba comencé a sentir que estaba yendo en la dirección equivocada. Cada vez aue llegaba a una nueva carretera viraba en una nueva dirección y pronto me encontré perdido y confundido. Conseguí un mapa parecido a este y busqué en él, pero no me ayudó porque aunque sabía a donde quería ir, no sabía en que dirección iba. No sabía si iba hacia el norte o el sur, el este o el oeste. ¡Estaba totalmente perdido y confundido!

¡Lo que realmente necesitaba era una mapa y una brújula! Esto es una brújula. La mayoría de ustedes puede ser que hayan visto una brújula. La aguja de la brújula siempre apunta hacia el norte. Si un viajero sabe dónde queda el norte, sabrá en que dirección está viajando. De haber tenido un mapa y una brújula, el mapa me hubiera indicado donde tenía que ir y el brújula me hubiera indicado la dirección correcta para llegar allí.

Mientras viajamos por nuestra vida, también necesitamos un mapa y una brújula. Dios nos ha dado ambos. Dios nos ha dado la Biblia para ser el mapa a utilizar mientras hacemos el viaje de nuestra vida. Pero a veces la Biblia es difícil para nosotros entenderla y saber en que dirección tenemos que ir. Dios sabía eso, así que envió el Espíritu Santo para ser nuestro guía. El Espíritu Santo nos ayuda a entender la Escritura y nos guía en la dirección correcta. Eso es lo que Jesús quería decir cuando le dijo a sus discípulos, "Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad".

Oh…sobre mi viaje…creo que se estarán preguntando cómo encontré mi camino. Bueno, después de guiar de un lado a otro, comenzó a salir el sol. Yo sabía que el sol salía por el este. Esa era exactamente la dirección en la cual tenía que ir, así que seguí el sol.

¡Hey!, esa es una buena idea. Cuando estén perdidos y confundidos, si no puedes leer el mapa y no tienes una brújula, sigue a la luz de Dios, su hijo Jesús.

Amado Padre, te damos gracias por darnos la Santa Biblia para ser nuestro mapa para guiarnos en nuestra vida. También te damos gracias por enviar al Espíritu Santo a ser nuestro guía. Más que nada te damos gracias por enviarnos luz, a tu Hijo Jesús, para ser nuestro Salvador. Amén.