Un mensajero enviado de Dios

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Juan el Bautista prepara el camino. 2do Domingo de Adviento, Año B
Objetos: Una campana tal como un pregonero pudiera haber usado (para tocar al comenzar el sermón) y un periódico
Escritura: "Voz de uno que grita en el desierto: "Preparen el camino del Señor, háganle sendas derechas." (Marcos 1:3 – NVI).

Antes de que se imprimieran los periódicos, los pregoneros caminaban por las calles tocando una campana y gritando: "¡Escuchad, escuchad!" Entonces comenzaban a decir a gran voz, desde las esquinas de las calles, las noticias, anunciando la hora de las reuniones del pueblo y otras cosas de interés para la gente. Aún después de imprimirse el periódico, se podía caminar por las calles del pueblo y escuchar a un vendedor de periódicos gritando: "¡Extra! ¡Extra! ¡Léalo aquí!" Entonces comenzaba a gritar los titulares del periódico esperando conseguir la atención de aquellos que pasaban por el lugar para que le compraran el periódico.

Hoy, las personas se enteran de las noticias de diversas maneras. Algunas cuentan con el periódico y lo leen de cubierta a cubierta, algunas consiguen las noticias en el Internet, otras escuchan las noticias en la radio. Probablemente la manera principal en que las personas reciben las noticias es por medio de la televisión. No importa cómo te enteres de las noticias, lo importante es saber lo que ocurre en el mundo que nos circunda.

Antes del nacimiento de Jesús, Dios habló al profeta Isaías para dejarle saber como Él daría las nuevas de la venida del Mesías. Esto fue lo que dijo: "Enviaré mi mensajero para preparar el camino. Él será una voz de uno que clama en el desierto: '¡Preparen el camino para la venida del Señor! Háganle sendas derechas.' " ¿Quién fue el mensajero que Dios escogió para traer estas buenas noticias a su pueblo? Fue un hombre llamado Juan el Bautista. Juan fue un hombre poco común, que usaba ropa hecha de pelo de camello con una correa de cuero alrededor de su cintura. Su alimento favorito era langosta (un insecto del desierto) y miel silvestre. Él viajaba por el desierto predicando que las personas debían arrepentirse de sus pecados y buscar a Dios. Cuando confesaban sus pecados, él les bautizaba en el río Jordán.

Juan el Bautista era muy popular y tenía muchos seguidores, pero siempre compartía con la gente acerca de Jesús. "Después de mí viene uno más poderoso que yo", decía. "Ni siquiera merezco agacharme para desatar la correa de sus sandalias". Sí, Juan era fiel en traer las noticias al pueblo.

Han pasado 2000 años desde que Dios envió a su Hijo, pero Dios todavía necesita mensajeros que lleven las noticias. Este año, mientras celebramos el nacimiento del nuestro Salvador, ¿no serás un mensajero para compartir las buenas nuevas con otros?

Padre, te damos gracias por este tiempo tan especial del año en que celebramos el nacimiento de Jesús. Hay muchos que no saben de Jesús. Ayúdanos a ser tus mensajeros y compartir las buenas nuevas. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Palabras secretas
Sopa de letras
Boletín para niños (DOC) (PDF)