El hacedor de milagros

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Jesús hace milagros, no trucos de magia. 2do domingo después de Epifanía, Año C

Objeto: Dos jarrones, uno claro y otro opaco, un paquete de Kool-Aid de uva, una cuchara y un vaso. (Antes de la presentación, ponga el polvo del paquete de Kool-Aid en el jarrón opaco).

Escritura: "Ésta, la primera de sus señales, la hizo Jesús en Caná de Galilea. Así reveló su gloria, y sus discípulos creyeron en él" (Juan 2:11-NVI).

En esta mañana van a ver una maravillosa hazaña de magia. Voy a tomar el agua común de este jarrón y la voy a convertir en vino. ¿A alguien le interesaría pobar esta agua para asegurarse de que realmente es agua? (Posiblemente alguien responderá a este llamado). Bien, ahora que sabemos que este es un jarrón con agua común, haré mi magia. (Eche el agua en el jarrón opaco que contiene el Kool-Aid en el fondo). Ahora cogeré mi cuchara mágica y moveré el agua. ¡Atiendan bien! (Eche el Kool-Aid en el vaso). ¿No es esto lo más maravilloso que han visto? ¿Cómo lo hice? (Dele tiempo a que ellos adivinen cómo fue hecho). La verdad es que no hubo nada mágico en lo que acaba de ocurrir. En el fondo de este jarrón había un paqute de Kool-Aid de uva. No convertí el agua en vino...todo lo que hice fue cambiar el agua en Kool-Aid. ¡Cualquiera puede hacerlo!

Hice este truco mágico tonto en esta mañana para que nos hiciera pensar en los milagros que Jesús hizo. Noten que dije "milagros" no "magia". Durante el tiempo vivido por Jesús en la tierra, él hizo muchos milagros. Sanó enfermos, resucitó muertos, caminó sobre el agua y alimentó a 5,000 personas con sólo cinco panes y dos peces. Estos milagros no pudieron ser explicados como un simple truco. Ellos fueron cosas que sólo Dios pudo hacer. Nuestra lección bíblica de hoy nos cuenta sobre el primer milagro de Jesús: convirtiendo agua en vino.

Hubo una gran celebración de boda en la villa de Caná. Casi todo el pueblo estaba allí. La madre de Jesús estaba allí y Jesús y sus discípulos fueron invitados también. Todos se estaban diviertiendo mucho hasta que algo desafortunado pasó. ¡Se les acabó el vino! La madre de Jesús comenzó a buscar a su hijo. Cuando encontró a Jesús le dijo: "No queda vino". Aún cuando Jesús no estaba listo para dejar saber que era el Mesías, él calladamente tomó la responsabilidad de ayudar al anfitrión (la persona que estaba dando la fiesta) en ese aprieto en que se encontraba.

Su madre le dijo a los sirvientes, "Hagan todo lo que él les diga".

Habían seis jarrones de piedra cerca de allí en los cuales se echaban agua. Cada uno podía aguantar veinte o treinta galones de líquido. "Llenen los jarrones con agua", Jesús le dijo a los sirvientes, "y llévenselas al maestro de ceremonias". Los sirvientes hicieron como les fue dicho, y estoy seguro que probablemente ustedes saben lo que pasó. El agua se había convertido en vino. No sólo eso, sino que fue el mejor vino que tuvieron en toda esa tarde.

Éste fue el primer milagro que Jesús hizo. La Biblia nos dice que después que los discípulos vieron el milagro, creyeron en Jesús. Esa fue la verdadera razón por la cual Jesús hizo el milagro. Él no lo hizo para hacerse famoso o que otros simpatizaran con él. Lo hizo para que todos creyeran que él era el Hijo de Dios que había venido a salvarlos.

Yo creo...¿y tú?

Padre celestial, gracias por enviarnos a tu hijo Jesús, el único que hace milagros. Oramos para que le veamos hacer un milagro en nosotros hoy. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Página para colorear
Crucigrama
Palabras secreto
Silueta de palabras
Sopa de letras
Boletín para niños

Algunas actividades estan en el formato PDF el cual requiere Adobe Acrobat Reader.