Semillas de mostaza y levadura

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá


Tema: El tamaño no importa en el reino de los cielos (Tiempo Ordinario 12 (17) - Año A)
Objetos: Semillas de mostaza y un paquete de levadura
Escritura: Les contó otra parábola: “El reino de los cielos es como un grano de mostaza que un hombre sembró en su campo. Aunque es la más pequeña de todas las semillas, cuando crece es la más grande de las hortalizas y se convierte en árbol, de modo que vienen las aves y anidan en sus ramas.” Les contó otra parábola más: “El reino de los cielos es como la levadura que una mujer tomó y mezcló en una gran cantidad de harina, hasta que fermentó toda la masa” Mateo 13:31-33 (NVI).

Hoy traje dos cosas conmigo y puede que no estén familiarizados con ellas. La primero que quiero enseñarles son estas semillas de mostaza. ¿Ven cuán pequeñas son? Son de las semillas más pequeñas que he visto. Ahora miren a la levadura. La levadura viene en paquetes pequeños. Ambas son muy pequeñas, sin embargo, en la lección bíblica de hoy, la semilla de mostaza y la levadura son usadas por Jesús para describir a qué se parece el reino del cielo.

Jesús dijo: “El reino de los cielos es como un grano de mostaza que un hombre sembró en su campo. Aunque es la más pequeña de todas las semillas, cuando crece es la más grande de las hortalizas y se convierte en árbol, de modo que vienen las aves y anidan en sus ramas.” ¿Qué podemos aprender de la semilla de mostaza? Bueno, creo que podemos aprender que nunca somos muy pequeños para no ser importante a los ojos De Dios. Tú y yo podremos ser pequeños, pero podemos ayudar a que el reino de Dios crezca.

Alguno de ustedes pueden no estar familiarizados con la levadura. ¿Sabes lo que pasa cuando tienes una pequeña cantidad de levadura y la mezclas con agua, harina, sal y un poco de azúcar? La levadura se distribuye por toda la mezcla y produce la masa que te da un pan grande, suave, ligero y delicioso. La levadura hace efecto en todo, aunque sea un poquito de ella. Jesús dijo: “El reino de los cielos es como la levadura que una mujer tomó y mezcló en una gran cantidad de harina, hasta que fermentó toda la masa”. Eso es lo que Jesús desea que hagamos. Él desea que nosotros, como parte de su reino, cambiemos el mundo a nuestro alrededor, haciéndolo mejor.

El ministerio de Jesús era pequeño al principio - doce hombres en una obscura esquina de Galilea - pero se ha extendido por todo el mundo. Así como una pequeña cantidad de levadura afecta todo la masa del pan, los discípulos de Jesús han afectado al mundo entero. La naturaleza de la levadura es crecer y cambiar todo lo que toca. Cuando aceptamos a Cristo, su gracia crece en nuestros corazones y nos cambia de adentro hacia afuera. Al evangelio cambiar vidas, cambia el mundo entero.

Puedes ser pequeño, pero como la semilla de mostaza y la levadura, eres importante en el reino de los cielos.

Padre, ayúdanos a recordar que el tamaño no es importante en tu reino. Puedes usar aún al más pequeño de nosotros para que tu reino crezca y para traer cambio al mundo a nuestro alrededor. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Palabras secretas
Sopa de letras
Boletín para niños