No hay lugar como el hogar

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá


Tema: Jesús es rechazado en su pueblo - (4to Domingo después de Epifanía, Año C)
Objetos: Ninguno es necesario, pero puede utilizar el afiche "No hay lugar como el hogar".
Escritura: "Jesús continuó: "Seguramente ustedes me van a citar el proverbio: “¡Médico, cúrate a ti mismo! Haz aquí en tu tierra lo que hemos oído que hiciste en Capernaúm.” Pues bien, les aseguro que a ningún profeta lo aceptan en su propia tierra." (Lucas 4:23-24 - NVI).

¿Has visto alguna vez un dibujo como éste colgado en algún hogar? (Enseñe el afiche.) Es la forma de decir que su hogar es cálido y acogedor, donde son bienvenidas las personas. Es un lugar feliz.

El hogar ha sido uno de los temas favoritos usado por autores, poetas y escritores de canciones desde hace mucho tiempo. John Howard Payne, escribió una canción hace más de ciento cincuenta años atrás titulada ¨Hogar, dulce hogar". La canción termina con estas palabras:

¡Hogar, hogar,
dulce, dulce hogar!
¡No hay lugar como el hogar, oh,
no hay lugar como el hogar!

He aquí algunas citas famosas acerca del hogar:

"No hay nada tan agradable como regresar a casa" (Margaret Elizabeth Sangster).

"Tal vez la mejor parte de ir de vacaciones es regresar a casa" (Madeleine L'engel).

"El hogar es un refugio en las tormentas - toda clase de tormentas" (William J. Bennett).

"El hogar es donde está el corazón" (Plinio el viejo).

"Hogar no es el lugar donde vives sino donde te comprenden" (Christian Morgenstern).

"Nunca puedes volver al hogar, pero la verdad es que nunca puedes dejarlo, así que está bien" (Maya Angelou).

Es cierto, el hogar es un sitio maravilloso para estar la mayor parte del tiempo, ¡pero no siempre! En nuestra lección bíblica de hoy, Jesús regresa a su pueblo, Nazaret, y no tiene un buen recibimiento. En sus viajes alrededor de Galilea, Jesús había hecho muchos milagros y había sido bien recibido. Cuando regresó a Nazaret, la gente había escuchado de los milagros que Jesús había hecho en Capernaúm y no podían creer que fueran ciertos. Después de todo, ¿no era Jesús el hijo de José? ¿Cómo podría el hijo de un carpintero hacer todas las cosas que ellos habían oído?

Jesús escuchó la murmuración de ello y les dijo: "Seguramente ustedes me van a citar el proverbio: “¡Médico, cúrate a ti mismo! Haz aquí en tu tierra lo que hemos oído que hiciste en Capernaúm.” Pues bien, les aseguro que a ningún profeta lo aceptan en su propia tierra."

Todos los que estaban en la sinagoga se enfurecieron. Se levantaron rápidamente, lo expulsaron del pueblo y lo llevaron hasta la cumbre de la colina sobre la que estaba construido el pueblo, para tirarlo por el precipicio. Pero él pasó por en medio de ellos y se fue.

Dudo mucho que Jesús estuviera pensando "No hay un lugar como el hogar." No importaba lo que Jesús hiciera, no lograría complaces a la gente de su pueblo.

Padre celestial, ayúdanos a recibir a Jesús y hacer de nuestro corazón su hogar. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Palabras secretas
Sopa de letras
Boletín para niños (DOC) (PDF)