Jesús, el único y unigénito Hijo de Dios

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Jesús es el único y unigénito Hijo de Dios. El bautismo del Señor, Año C
Objetos: Dos cosas: una genuina y otra una imitación del mismo.
Escritura: Entonces se oyó una voz del cielo que decía: «Tú eres mi Hijo amado; estoy muy complacido contigo." (Lucas 3:22b - NVI).

El vender en las esquinas imitaciones baratas de las carteras, gafas de sol y relojes de diseñadores es un negocio multimillonario. De primera intención, un reloj Rolex® parecería ser un buen negocio. Después de todo un Rolex® genuino costaría miles de dólares y esa persona en la esquina lo está vendiendo a $20. ¿No es eso un buen negocio? ¿Quien notará la diferencia? Bueno, después de algunas semanas el Rolex® de imitación dejará de dar la hora. A decir verdad, todavía se verá bien y lo podrías usar como un brazalete. Pero en poco tiempo el color desmerecerá y no se verá muy bonito. De pronto, ¡lo que parecía ser un buen negocio deja de verse como tal!

El comprar una imitación barata de un buen reloj parecería no ser una gran pérdita. Después de todo, sólo costó $20. Pero cuando se refiere a tu relación con Dios, es importante poner tu fe en lo genuino. Perderás mucho más que $20. Hay muchos falsos maestros que dicen saber el camino al cielo, pero Jesús dijo: "Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre si no es por mi" (Juan 14:6).

Cuando Juan el Bautista estaba predicando y bautizando muchas personas comenzaron a preguntarse si él sería el Mesías prometido. ¡Juan los corrigió de inmediato! "Yo bautizo con agua", dijo, "pero viene uno cuyas sandalias no soy digno de desatar. Él bautizará con el Espíritu Santo y con fuego".

Mientras Juan estaba bautizando la multitud, Jesús mismo vino a ser bautizado por Juan. Al Jesús estar orando, los cielos se abrieron, y el Espíritu Santo descendió sobre él como una paloma. Una voz se escuchó desde los cielos diciendo "Tú eres mi Hijo, a quien amo; estoy muy complacido contigo". Era la voz de Dios, el Padre, anunciándole a todos: "Éste es Jesús, mi único Hijo".

Las personas venían donde Juan a confesar sus pecados y a arrepentirse. Jesús no tenía pecado alguno que confesar y no tenía de que arrepentirse. Así que, ¿porqué vino Jesús a ser bautizado por Juan? Vino para establecer un ejemplo para nosotros. ¿Porqué necesitamos ser bautizados? Para seguir su ejemplo y para decirle al mundo que tenemos que poner nuestra fe y confianza en Jesús, el único y unigénito Hijo de Dios.

Padre, ayúdanos a seguir el ejemplo de Jesús en todo lo que hagamos. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Completa los espacios
Palabras secretas
Sopa de letras
Boletín para niños (DOC) (PDF)