Separando el Mar Rojo

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Cuidado y protección de Dios - Propio 19 (24), año. A
Objetos: El experimento del agua y la pimienta (Baje la página hasta llegar al video "Water and Pepper Trick". ¡Tremendo!)
Escritura: "Y al ver los israelitas el gran poder que el Señor había desplegado en contra de los egipcios, temieron al Señor y creyeron en él y en su siervo Moisés" (Éxodo 14:31 - NVI).
Tenemos algo espectacular hoy. Se llama "El truco del agua y la pimienta". Como ves, tengo un tazón al cual le echo una taza de agua. Ahora le voy a echar pimienta negra hasta cubrir toda la superficie del agua. ¿Ves a la pimienta flotar sobre el agua? Ahora deseo que observes lo que ocurre cuando pongo mi dedo en el agua y toco el fondo del tazón. ¿Viste que pasó? Correcto. ¡Nada ocurrió!

Ahora voy a poner una o dos gotas de detergente de lavar platos en la punta de mi dedo. Volveré a poner mi dedo en el tazón, como lo hice anteriormente. ¡Observa con mucha atención! ¡Aquí voy! ¿Viste eso? La pimienta se separó y se movió a los lados del plato. ¿No es eso estupendo?

Nuestra lección bíblica de hoy es sobre un evento mucho más increíble que esto que acabo de enseñarles. De hecho, pudiera ser el evento más espectacular de toda la Biblia. En nuestra última lección, aprendimos cómo Dios envió a Moisés y su hermano Aaron, para decirle al faraón que liberara a su pueblo. Los israelitas habían sido esclavos en Egipto por más de 400 años. El faraón rehusó dejar salir el pueblo de Dios. No fue hasta que Dios envió las diez plagas a Egipto que el faraón dejó salir al pueblo israelita.

Cuando Dios guió al pueblo fuera de Egipto, no los llevó por el camino más fácil. Los llevó a través del desierto y hacia un mar bien grande llamado el Mar Rojo. Dios los dirigía por medio de una nube bien grande durante el día y con una columna de fuego por la noche. La nube les daba un poco de sombra y los protegía del ardiente sol del desierto durante el día y la columna de fuego los mantenía calientitos durante la noche. Dios cuidaba de su pueblo.

Mientras tanto, allá en Egipto, el faraón, al darse cuenta que los israelitas realmente se había ido, cambió de parecer y decidió que éstos tenían que regresar. "¿Qué hemos hecho al dejar que los israelitas se fueran y abandonaran su trabajo?" Así que el faraón llamó a sus mejores hombres y con sus carros comenzó a perseguirlos.

Cuando los hijos de Israel vieron al ejército egipcio y los carros venir, sintieron miedo. Pero Moisés les dijo: "No tengan miedo. Manténganse en sus posiciones y vean la salvación del Señor hoy. Estos egipcios que ven hoy no los verán jamás. El Señor mismo peleará por ustedes. Quédense quietos".

Entonces Moisés alzó su mano sobre el mar y el Señor abrió un camino a través del agua por medio de un fuerte viento del este. ¡El pueblo de Israel anduvo por tierra seca por el centro del mar, con paredes de agua a ambos lados! Los egipcios, con sus carros y caballos, le persiguieron por medio del mar, pero Dios hizo que se atascaran las ruedas de sus carros y les fuera difícil guiarlos.

Cuando los israelitas llegaron al otro lado, Dios de dijo a Moisés: "Extiende nuevamente tu mano sobre el mar." Cuando Moisés lo hizo, las aguas regresaron a su nivel y todos los carros y caballos, todo el ejército del faraón que perseguía a los israelitas, se ahogaron. No quedó uno vivo.

Cuando el pueblo de Israel vio el gran poder que Dios había demostrado contra los egipcios, se maravilló y puso su fe en el Señor y en su siervo Moisés. Tú y yo hemos visto el poder de Dios en nuestras vidas. Adoremos y alabemos al Señor por los hechos poderosos que ha hecho.

Padre poderoso, nos amas y cuidas al igual que lo hiciste con tu pueblo en el tiempo de Moisés. ¡Qué poderoso es el Dios al que servimos! Te adoramos y alabamos, Señor. Amén.


Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Palabras secreto
Sopa de letras
Boletín para niños

Algunas actividades estan en el formato PDF el cual requiere Adobe Acrobat Reader.