Paz de mente y corazón

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Jesús nos da paz en nuestra mente y corazón. (6to Domingo de Pascual, Año C)
Objetos: Un osito de peluche
Escritura: Juan 14:27-28a (Versión Biblia en Lenguaje Sencillo).

Debo confesar que cuando era niño, temía a la oscuridad. Al final del día, cuando llegaba la hora de apagar las luces e ir a la cama, deseaba saber que no estaba solo en la oscuridad. Era rescatado por mi osito de peluche. De alguna forma, la oscuridad no era tan temible teniendo a "Teddy" en la cama.

¿Has tenido miedo alguna vez? ¡Desde luego que sí! Todos hemos sentido miedo en ocasiones. No es algo por lo cual abochornarse, aún los adultos sentimos miedo alguna vez. Puede ser que hasta alguno de nosotros todavía sintamos miedo a la oscuridad. Otros pueden sentir miedo de los truenos y relámpagos que vienen con una tormenta. Otras cosas por las cuales las personas sienten miedo son insectos, avejas, culebras, sitios altos, dentistas, doctores, perros, gatos, ratones y gérmenes.

Cuando Jesús le dijo a sus discípulos que iba a regresar con su Padre, ellos sintieron miedo. ¿Qué pasaría con ellos? ¿Serían reconocidos por los enemigos como seguidores de Cristo y tratarían de hacerles daño?

Jesús sabía que sus discípulos sentían miedo y les ofreció estas palabras de consuelo: "Les doy la paz. Pero no una paz como la que se desea en el mundo; lo que les doy es mi propia paz. No se preocupen ni tengan miedo por lo que va a pasar pronto. Ustedes me oyeron decir que me voy, pero regresaré por ustedes".

Estas palabras fueron de gran consuelo para sus discípulos y son de gran consuelo para nosotros aún ahora. Cuando Jesús regresó a su Padre celestial, le pidió a su Padre que enviara el Espíritu Santo para que consolara a sus discípulos hasta el día en que él, Jesús, regresara. ¡Eso nos incluye a tí y a mí! Qué hermoso regalo Jesús nos ha dado: paz en nuestra mente y corazón. No tenemos porqué temer. Cuando nos encontramos en la oscuridad o en las tormentas de la vida, Jesús está con nosotros.

Padre, te damos gracias por el Espíritu Santo quien nos guía y calma nuestros temores. Te agradecemos también por la promesa de que un día estaremos en el cielo con Jesús. En el nombre de Jesús oramos, amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Conecte los puntos
Sopa de letras
Boletín para niños (DOC) (PDF)