En las manos del alfarero

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Dios es el alfarero, nosotros su barro. Adviento 1 Año B
Objetos: Barro
Escritura: "Nosotros somos el barro, y tú el alfarero. Todos somos obra de tu mano" (Isaías 64:8b - NVI).
Esta mañana compré un poco de barro. Estoy seguro de que todos ustedes han hecho algunas cosas con barro o con plasticina. ¿Saben cómo se le llama a la persona que trabaja con barro, que hace cosas con el barro? Él o ella se llama alfarero. Seamos alfareros y veamos qué podemos hacer con este barro. Veamos, podemos hacer un tazón, una taza o podemos hasta moldearlo en la forma de un animal, si así lo deseamos. Si cambias de parecer, puedes fácilmente remodelar el barro en algo diferente.

¿Qué le pasa a un pedazo de barro si te olvidas y lo dejas fuera por un largo tiempo? Se seca y se pone duro, ¿no? Eso hace muy difícil el moldearlo en lo que deseamos.

Eso me recuerda lo que le estaba pasando al pueblo de Dios en el tiempo de profeta Isaías. En la lección bíblica de hoy, Isaías está muy molesto y le está rogando a Dios que baje y cambie los corazones de su pueblo. "Hemos pecado y nos hemos alejado de tí y tú te has molestado con nosotros. ¿Cómo podremos ser salvados? Nadie invoca tu nombre o ruega por tu misericordia. Te has alejado de nosotros".

Eso suena algo desesperado, ¿no? Bueno, Isaías no pensabe así. Él sabía que si el pueblo se arrepentía y volvía a Dios. Él podría moldearlos y hacer que fueran como Él deseaba. Isaías continuó hablando a Dios: "A pesar de todo, Señor, tú eres nuestro Padre; nosotros somos el barro, y tú el alfarero. Todos somos obra de tu mano. Por favor, no te enojes con nosotros. Míranos y reconócenos como tu pueblo". Isaías sabía que aún cuando los corazones del pueblo de Dios se hubieran endurecido, Dios todavía podría moldearlos a lo que Él deseaba.

Tal como el pueblo en el tiempo de Isaías, muchas veces nos alejamos de Dios y nuestros corazones se endurecen. No desesperemos. Siregresamos a Dios y le pedimos que nos perdone. Él puede moldearnos de acuerdo a su divino propósito. Todavía es nuestro alfarero y todavía somos el barro.

Padre, perdónanos cuando nos descarriamos. Tómanos en tus manos y moldéanos en lo que deseas que seamos. En el nombre de Jesús oramos. Amén

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Palabras secretas
sopa de letras
Boletín para niños (MS Word)

Algunas actividades estan en el formato PDF el cual requiere Adobe Acrobat Reader.