Recargando nuestras baterías

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Jesús pasó tiempo en oración y así debemos hacerlo nosotros. 5to Domingo después de Epifanía, Año B
Objetos: Un iPod, un celular u otro objeto que tenga que recargarse al usarlo.
Escritura: "Muy de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, Jesús se levantó, salió de la casa y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar" (Marcos 1:35 – NVI).

¿Tienes un iPod? Yo recibí uno para las Navidades del año pasado y me encanta. Donde quiera que vas me parece ver personas que están escuchando su iPod. Ves personas trotando en el parque, sudando al son de la música; chicos caminando en el pasillo de la escuela, reaccionando a su melodía favorita y otros sentados escuchando música tranquila y relajante. Como posiblemente sabes, un iPod trabaja gracias a las baterías que tiene. La mayoría de los iPods funcionarán alrededor de veinticuatro horas antes de que tenga que recargarse. Para hacer eso, tienes que enchufarlo a el cargador al iPod. Un iPod es realmente una tremenda manera de escuchar música, pero no es bueno si la batería no está cargada.

Las personas necesitan recargar sus baterías también. Trabajamos y jugamos fuertemente y si no descansamos apropiadamente, en poco tiempo estaremos sin energía para hacer lo que necesitamos hacer. Puede ser una sorpresa para ti el saber que aún Jesús tenía que recargar sus baterías. En la lección bíblica de hoy, vemos un día típico en la vida de Jesús.

Jesús viajaba por toda Galilea predicando, sacando demonios y sanando personas. Después de salir de la sinagoga, Jesús y alguno de sus discípulos fueron a la casa de Simón y Andrés. Cuando llegaron, la suegra de Simón estaba en cama con fiebre. Le dijeron a Jesús lo que pasaba, así que Él fue donde ella, la tomó de la mano y la ayudó a levantarse. De inmediato la fiebre la dejó y ella comenzó a preparar alimentos para todos.

No sé cómo la gente del pueblo averiguó que Jesús estaba en casa de Simón y de Andrés, pero esa tarde muchas personas fueron traídas donde Jesús para ser sanadas de toda clase de enfermedad. La Biblia dice que todo el pueblo se reunió frente a la puerta para observar. No hay duda que Jésus estaba muy cansado después de ese largo día de enseñanza y sanidad. Estoy seguro que cuando se fue a la cama esa noche, durmió como un bebé.

Jesús se levantó temprano al siguiente día, antes de que amaneciera, y fue a buscar un lugar tranquilo donde orar. Jesús sabía que tal como nuestros cuerpos necesitan ser recargados, también nuestro espíritu lo necesita. Cuando Simón y los otros se levantaron, ellos no sabían donde estaba Jesús, así que salieron a buscarlo. Cuando lo encontraron le dijeron: "Todos te están buscando".

Jesús había recargado sus baterías y estaba listo para regresar. Le dijo a los otros: "Vayamos a otros pueblos y villas para que pueda predicarles a ellos también. Eso fue a lo que vine". Viajaron por toda la región de Galilea, predicando en las sinagogas y sanando y echando fuera demonios.

Si Jesús pensó que era importante para Él el recargar sus baterías espirituales, ¿no crees que es importante para nosotros el hacerlo también? Claro que lo es. Por eso es que es tan importante para nosotros el dedicar tiempo a la oración cada día y por eso es importante el venir a la Escuela Bíblica y a la Iglesia cada semana: para recargar nuestras baterías.

Padre celestial, ayúdanos a recordar que tal como nuestros cuerpos necesitan ser renovados por medio de un descanso apropiado, nuestro espíritu tiene que ser renovado por medio de pasar un rato contigo en oración, el estudio de la Biblia y la adoración. Amén.

Página para colorear
Crucigrama
Palabras secreto
Sopa de letras

Algunas actividades estan en el formato PDF el cual requiere Adobe Acrobat Reader.