Un modelo perfecto de conducta

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Somos llamados para ser como Jesús – Tiempo Ordinario 14 (19) Año B
Objetos: Fotos de personas famosas (artistas, atletas, etc.) que los niños puedan reconocer.
Escritura: “Por tanto, imiten a Dios, como hijos muy amados, y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios” (Efesios 5:1-2 – NVI).

¿Tienes una persona que es modelo de conducta para ti? “¿Qué es un modelo de conducta?”, puedes preguntarte. Bueno un modelo de conducta es una persona que respetas, admiras y deseas imitar. Puede ser una persona famosa como un/a gran atleta o un/a actor/actriz. Puede ser una persona que conozcas personalmente como tu maestro/a favorito/a. Puede ser un líder religioso. Puede ser tu papá, mamá o un hermano y hermana. Te des cuenta o no, todos tenemos modelos de conducta.

Les voy a enseñar algunas fotos de personas que muchos de ustedes pueden reconocer y que puedan decirme si creen que esa persona pueda ser un buen modelo de conducta. (Enséñele las fotos y dé oportunidad para que los niños hablen de ellos). Es importante que escojamos nuestros modelos de conducta cuidadosamente, ¿no? Si escogemos a alguien porque solamente es famosa o rica, probablemente seamos defraudados o decepcionados.

Si estás buscando un modelo de conducta, este es un buen lugar para buscarlo. (Enseñe la Biblia). En el libro de Efesios, Pablo le dice a las personas de la iglesia de Éfeso “Por tanto, imiten a Dios, como hijos muy amados, y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios”.

¿Cuáles son algunas de las cosas que hacer a Jesús el modelo perfecto de conducta para nosotros seguir? Él era:

  • Bondadoso
  • Amoroso
  • De corazón tierno
  • Perdonador
  • Paciente
  • Obediente
  • Respetuoso
  • Digno de confianza

Bueno, podríamos seguir y seguir, ¿no es así? Jesús es nuestro modelo perfecto de conducta porque él es el Hijo perfecto de Dios que trae salvación a todos los que le obedecen.

Padre celestial, te damos gracias por enviar a tu Hijo a traernos salvación y por ser el modelo perfecto de conducta para nosotros seguir y vivir una vida agradable a ti. Donde otros fallan, Jesús nunca falla. En su nombre oramos. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Palabras secretas
Sopa de letras
Boletín para niños