Ustedes son la sal de la tierra.
Mateo 5:13