Buscando al Salvador

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Todavía los sabios buscan al Salvador. - Epifanía del Señor
Objetos: Un mapa
Escritura: "Después de que Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, llegaron a Jerusalén unos sabios procedentes del Oriente. ¿Dónde está el que ha nacido rey de los judíos? —preguntaron—. Vimos levantarse su estrella y hemos venido a adorarlo" (Mateo 2:1-2 – NVI).

Si planificamos visitar a alguien en otro pueblo o ciudad, podemos preguntar el cómo llegar allá, pedir que nos den dirección. Puede ser que nos den unas direcciones generales y sugerirnos las mejores carreteras para llegar. Otra cosa que podemos hacer es mirar un mapa. El mapa nos enseñará exactamente cómo llegar a donde deseamos ir. Mientras viajamos, debemos ir cotejando el mapa para asegurarnos que estamos yendo en la dirección correcta. Si seguimos las instrucciones que hemos recibido y utilizamos el mapa para guiarnos, de seguro que encontraremos el camino.

Después que Jesús nació, algunos sabios, también llamados Magos, vieron una estrella en el cielo que ellos creyeron que anunciaba el nacimiento de un rey. Ellos viajaron a Jerusalém y comenzaron a preguntar: “¿Dónde está el rey de los judíos? Vimos levantarse su estrella y hemos venido a adorarlo.”

Herodes oyó de los magos y su búsqueda de un rey y estaba muy preocupado. Llamó a sus sacerdotes y maestros de la ley a una reunión y preguntó: “Dónde se supone que el Mesías nazca?” Los sacerdotes le informaron a Herodes que el profeta Miqueas había indicado que nacería en Belén. Herodes, en reunión privada, le dijo a los magos "Vayan a Belén y busquen diligentemente al niño. Cuando lo encuentren, regresen y díganme dónde está para poder ir a verle y adorarle también!"

Como saben, los sabios no tenían un mapa para guiarlos hasta Belén, pero tenían algo mejor, tenían una estrella para guiarlos. Así que los sabios, siguiendo la información que los sacerdotes le habían provisto a Herodes y la estrella que Dios les había dado para guiarles, llegaron donde Jesús estaba. Cuando le encontraron, le dieron regalos y se arrodillaron ante él y le adoraron.

Sabios, mujeres, niños y niñas todavía están buscando a Jesús. Hay personas que desean ayudar, personas como pastores y maestros de escuela bíblica. No hay un mapa para encontrar a Jesús y no hay una estrella para seguir, pero tenemos la Biblia. ¡Podemos encontrar el camino hacia Jesús leyendo la Santa Palabra de Dios! La Biblia es el mapa y la estrella que nos guiará a Jesús. Todos nosotros podemos leerla diariamente para asegurarnos que vamos en la dirección correcta.

Querido Jesús, estamos buscándote hoy porque deseamos adorarte y coronarte como nuestro Rey. Estamos agradecidos por pastores y los maestros que desean ayudarnos. Estamos agradecidos por la Biblia que nos has dado para guiarnos hacia ti. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Completa los espacios
Palabras secreta
Laberinto
Silueta de palabra
Sopa de letras
Boletín para niños (MS Word)