La voz del pastor

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá


Tema: Las ovejas conocen la voz del pastor - Cuarto Domingo de Resurrección, Año A
Objetos: Un dibujo o foto de un niño jugando con un perro.
Escritura:

¿Cuántos de ustedes tienen un perro? Si tienes un perro, probablemente pases mucho tiempo con él. Puedes jugar con tu perro y tal vez le tires una bola o un palo lejos de él para que lo busque y te lo traiga. Si amas a tu perro, le darás comida y lo cuidarás y llegarán a estar muy unidos. Cuando estés a la escuela, tu perro se sentirá muy triste, especialmente si tiene que estar sólo todo el día y no tiene con quien jugar, ¿no es así? Si eres como la mayoría de los chicos, cuando llegas de la escuela a tu casa, unas de las primeras cosas que harás será ir al patio y llamar a tu perro. Tan pronto como él oye tu voz, viene corriendo, ¿no es así?

¿Qué crees que pasará si un extraño abre la puerta y llama a tu perro? ¿Crees que tu perro iría corriendo a donde está el extraño? ¡De ninguna manera! Puede ser que ladre y hasta le enseñe los dientes. Un perro conoce la voz de su amo y hará sólo lo que él le indique.

En la lección bíblica de hoy, Jesús dice que lo mismo ocurre con las ovejas y su pastor. Dice Jesús que el pastor irá delante de sus ovejas y las ovejas le seguirán porque conocen su voz. Jesús continúa diciendo que las ovejas nunca seguirán a un extraño porque no reconocen su voz, de hecho, Jesús dice que ¡se alejarán corriendo al ver al extraño!

Jesús desea que entendamos que él es el pastor y nosotros somos sus ovejas. Si Jesús es nuestro Maestro, conoceremos su voz y haremos lo que desee que hagamos. Algunas veces, otras personas tratarán de que hagamos algo que no debemos hacer. Si Jesús es nuestro Maestro, no escucharemos esa voz. En ocasiones Satanás trata de que hagamos algo que no debemos hacer. Si Jesús es nuestro Maestro, no prestaremos atención a la voz de Satanás.

El pastor siempre desea lo que es mejor para sus ovejas. Él las lleva a pastos verdes donde encuentran mucho que comer. Las dirige hacia donde hay agua fresca para que tengan suficiente para tomar. Las dirige a un lugar donde estarán protegidas de cualquier tormenta que ocurra. Jesús desea lo mejor para nosotros. Él dice que vino para que tengamos vida y para que la tengamos en abundancia. La tendremos si escuchamos su voz y le sigamos a él.

Padre, de damos gracias por Jesús, el Buen Pastor, que vino a darnos vida para que la tengamos en abundancia. Ayúdanos a escuchar su voz y a seguirlo. En el nombre de Jesus oramos. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Completa los espacios
Conecte los puntos
Laberinto
Sopa de letras
Boletín para niños (DOC) (PDF)