Demuestra a los otros que sí te importan

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá


Tema: Jesús demostró su amor por sus acciones. (Quinto domingo después de Epifanía).
Objetos: Una tarjeta de saludo, una caja de dulces o un pequeño regalo que puedas darle a otra persona.
Escritura: "Al atardecer, cuando ya se ponía el sol, la gente le llevó a Jesús todos los enfermos y endemoniados, de manera que la población entera se estaba congregando a la puerta. Jesús sanó a muchos que padecían de diversas enfermedades." Marcos 1:32-34a NVI

¿Cómo le demuestras a alguien que te importa, que te preocupas de él o ella? (Dele tiempo a los niños para contestar). ¡Qué buenas ideas son todas ellas! Tengo una lista de diez cosas que puedes hacer para demostrarle a la persona que es importante para ti.

Escucha lo que tienen que decir.
Dí: “Gracias” cuando hacen algo bueno por o para ti.
Perdónalos cuando hacen algo que te hiere o molesta.
Pon las necesidades de otros antes que las tuyas.
Escríbeles una notita de buenos deseos.
Dales un regalo aunque no sea un día especial para ellos.
Cuando los veas tristes, anímalos.
Ofrécete a ayudarles cuando tengan una tarea difícil.
Invítalos para que hagan algo especial contigo.
Comparte tu merienda con ellos.

Hay muchas maneras para demostrarle a otros que son importantes para nosotros. La mejor manera es mediante las cosas buenas que hacemos por ellos todos los días. Cuando alguien está enfermo, una visita de amigo puede hacer más bien que una dosis de medicina. Cuando alguien está triste o teniendo un mal día, una sonrisa y un “hola” amistoso puede muy bien mejorar su día. ¿Has visto a alguien sentado solo, sin amigos, en la escuela? Si te sientas con él o ella y le hablas, puedes hacerle sentir que alguien se preocupa por él o ella. Una acción bondadosa puede decir más que un regalo.

Jesús siempre era bondadoso y ayudaba a las personas que encontraba. Un día estaba en casa de Simon Pedro. La suegra de Pedro estaba enferma de cama con fiebre. Jesús entró al cuarto donde se encontraba ella y la tomó de la mano, ayudándola a salir de su cama. Cuando Jesús la tocó, se le quitó la fiebre inmediatamente. Más tarde, la gente trajo a muchas personas que estaban enfermas y otros que estaban poseídos por demonios para que Jesús los curara. La Biblia dice que todo el pueblo estaba reunido afuera de la puerta. Jesús sanó a los enfermos y sacó a los espíritus malos. Jesús demostró su amor cuidando de aquellos que necesitaban su toque de sanidad.

La próxima vez que desees que alguien sepa lo mucho que te importa, recuerda que le demostramos a otros que estamos pensando en ellos, no solo enviándoles regalos, sino demostrándoles diariamente acciones bondadosas tal como Jesús hizo.

Querido Padre, Jesús nos enseñó como cuidarnos unos a otros. Ayúdanos a seguir su ejemplo y demostrar a otros nuestro amor con acciones bondadosas. En el nombre de Jesús oramos, amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Palabras secretas
Sopa de letras
Boletín para niños (DOC) (PDF)