Ser Como Jesús

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: El ser como Jesús significa una vida de servicio a otros.
Objeto: Aunque no es necesario, puede utilizarse un “huesito de la suerte” de pollo o pavo.
Escritura: “…el que quiera hacerse grande entre ustedes deberá ser su servidor y el que quiera ser el primero deberá ser esclavo de todos. Porque ni aun el Hijo del hombre vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos” (Marcos 10:43b-45 – NVI).
Cuando era niño y en casa hacían pollo para la comida, el “huesito de la suerte” generaba una experiencia particular. Después que terminábamos de comer, mi hermana y yo agarrábamos una parte del huesito , cerrábamos nuestros ojos y pedíamos un deseo. Luego halábamos el huesito de la suerte hasta que se rompiera. El que tenía la parte más grande era al que supuestamente se le haría realidad su deseo.

¿Has deseado algo alguna vez? Desde luego. Todos lo hemos hecho. Algunas veces deseamos cosas sin ponernos a pensar qué pasaría si nuestro deseo se diera.

¿Has planificado un pasadía en el campo y luego llueve? Tal vez te sentaste y miraste la lluvia y comenzaste a refunfuñar diciéndote: “Desearía que dejara de llover”. ¿Qué si ese deseo se convirtiera en realidad y dejara de llover…PARA SIEMPRE? No habría grama, árboles, flores. Los ríos, lagos y quebradas se secarían y toda lo viviente comenzaría a desaparecer. Este mundo sería un lugar miserable si dejara de llover, ¿no crees?

Jacobo y Juan eran dos hermanos, discípulos de Jesús. Un día, los dos vinieron a Jesús y le dijeron: “Maestro, queremos que nos concedas lo que te vamos a pedir”.

“¿Qué quieren que haga por ustedes?”, les respondió Jesús.

“Concédenos que en tu glorioso reino uno de nosotros se siente a tu derecha y el otros a tu izquierda”. Ellos pensaban que Jesús venía para establecer un reino aquí en la tierra y deseaban sentarse al lado del trono de Jesús. Ellos deseaban compartir su grandeza.

Jesús les respondió diciendo: “No saben lo que están pidiendo”. Entonces les explicó que “…el que quiera ser más importante deberá ser servidor de todos. El dijo: “Porque ni aun el Hijo del hombre vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos”. ¡Jesús estaba en lo cierto! ¡No creo que el tener que servirle a los demás fuera lo que Jacobo y Juan deseaban!

Algunas veces tú y yo podemos decir: “Deseo ser más como Jesús”. ¿Es ese nuestro deseo realmente? Se deseamos verdaderamente que ese deseo se convierta en realidad debemos dar nuestras vidas en servicio a otros.

Querido Dios, ayúdanos a realmente decir con convicción: “Deseo ser más como Jesús”. Amén.

Página para colorear

Algunas actividades estan en el formato PDF el cual requiere Adobe Acrobat Reader.