Pensaba: "Si logro tocar siquiera su ropa, quedaré sana."
Marcos 5: 28 (NVI)