Somos uno

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Demostramos el amor de Dios al mundo en la unidad. Resurrección 7-C
Objetos: Un rompecabezas
Escritura: "Yo les he dado la gloria que me diste, para que sean uno, así como nosotros somos uno: yo en ellos y tú en mí. Permite que alcancen la *perfección en la unidad, y así el mundo reconozca que tú me enviaste y que los has amado a ellos tal como me has amado a mí".  Juan 17:22-23 (NVI)

¿Te gusta hacer rompecabezas? Los rompecabezas pueden ser muy divertidos. (Abra la caja para mostrar las piezas del rompecabezas.) Wow! Mira todas las piezas de este rompecabezas. Las piezas vienen de diferentes colores, formas y tamaños. Si miras a una pieza del rompecabezas, no podrás tener idea del cuadro final, ¿no es así? No, las piezas no son muy importantes si están solas, pero cuando se unen, muestran el cuadro final.

Este rompecabezas nos enseña una lección importante sobre la iglesia. La iglesia esta formada por muchos miembros. Al igual que las piezas de este rompecabezas, los miembros de una iglesia son de diferentes tamaños, formas y colores. Jesús mismo oró para que la iglesia pudiera ser una en la cual el mundo pudiera ver el amor de Dios en nosotros. Tú y yo somos parte del cuadro. Jesús desea que nos amemos, nos ayudemos y sirvamos los unos a los otros. Cuando hacemos eso, llegamos a ser uno, tal como Jesús oró para que así fuéramos, y cuando somos uno, el mundo puede ver el amor de Dios en nosotros.

Desgraciadamente, al igual que en ocasiones nos es difícil poner las piezas del rompecabezas, los miembros individuales de la iglesia pueden tener dificultad para ser uno en otros. Podemos escuchar a personas de la iglesia decir cosas como: “No me gustan las canciones que cantamos” o “El predicador predica muy largo”. Cuando decimos cosas como esas y nos concentramos en nuestros gustos y disgustos, no estamos siendo uno. Venimos a ser como las piezas individuales de un rompecabezas. El mundo no puede ver el amor de Dios en nosotros, no puede ver el cuadro completo.

Si alguna vez te concentras en ti en lugar de estar unido a los otros en la iglesia, recuerda que Jesús oró para que todos seamos uno. Cuando somos uno, unidos por el amor de Cristo, el mundo podrá ver el amor de Dios a través de nosotros.

Amado Padre, ayúdanos a ser uno para que el mundo pueda ver tu amor en nosotros. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Escoge
Palabras Secretas
Sopa de letras
Boletín para niños (DOC) (PDF)