Cuando eres tentado

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá


Tema: La Tentación de Cristo (Primer Domingo de Cuaresma)
Objetos: Una bandeja con algunas cosas que sean tentación para los niños (dulces, bizcochos, etc.)
Escritura: “Luego el Espíritu llevó a Jesús al desierto para que el diablo lo sometiera a tentación - Mateo 4:1 NVI

¿Alguna vez has comido en un restaurante en el cual, después de terminar de comer, el mesero se te acerca cargando un carrito con bandejas llenas de postres tentadores? ¡Se ven tan buenos! La bandeja tiene tantas clases de postres: bizcochos, pasteles y tortas. ¡Aunque no tengas hambre, eres tentado al ver tantos postres tan buenos!

Todos somos tentados. ¿Qué es tentación? Tentación es desear hacer algo que sabemos que no debemos hacer. Por ejemplo, tienes asignaciones o trabajo escolar que tienes que entregar mañana, pero este es el día en que tu programa favorito se da en la televisión. Es fácil convencerte que tendrás tiempo para hacer tus asignaciones después de que termine el programa.

¿Crees que Jesús fue tentado alguna vez? La Biblia nos dice que Jesús “fue tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque no pecó.” (Hebreos 4:15) En nuestra lección de hoy aprenderemos acerca de un momento en la vida de Jesús en el cual fue tentado y lo que hizo para vencer la tentación.

Después de Jesús ser bautizado, se fue al desierto a orar. Estuvo allí un largo tiempo y le dio mucha hambre. No había comido nada porque estaba tratando de escuchar a Dios y hacer lo que Él le decía. ¡Estoy seguro que su estómago debió estar haciendo los sonido normales que indican que hay hambre!

De momento, el diablo vino y le dijo a Jesús, “No hay razón para que tengas hambre. Si eres el Hijo de Dios, ordena a estas piedras que se conviertan en pan.” Jesús tenía hambre y debió ser una tentación muy grande, pero él no prestó atención a lo que le dijo el diablo. Él sabía que el diablo estaba tratando de que Él, Jesús, hiciera algo mal. En lugar de convertir las rocas en pan, Jesús le contestó al diablo con una frase de la Escritura: “Escrito está: ‘No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.’”

Luego el diablo llevó a Jesús a la ciudad santa e hizo que se pusiera de pie sobre la parte más alta del templo, y le dijo: “Si eres el Hijo de Dios, tírate abajo y Dios ordenará a sus ángeles que te salven.” Jesús sabía que el tentar a Dios era erróneo, así que le contestó: “También está escrito: ‘No pongas a prueba al Señor tu Dios.’”

Finalmente el diablo lo a una montaña muy alta. Le mostró todos los reinos del mundo. “Todo esto puede ser tuyo. Te los daré si te postras y me adoras.” Jesús le contesto: “¡Vete, Satanás! Está escrito: ‘Adora al Señor tu Dios y sírvele solamente a él.’” Entonces el diablo lo dejó, y unos ángeles acudieron a servirle.

Tres veces el diablo tentó a Jesús y trató de lograr que Él pecara. ¿Pecó Jesús? ¡NO! Jesús hizo lo correcto cada vez que fue tentado. Él recordó lo que decían las Escrituras, la Biblia, y eso le ayudó a resistir cada una de las tentaciones del diablo.

Algunas veces tú y yo sentimos tentación para hacer lo malo, lo que no es correcto. Nos ayudará el recordar lo que hizo Jesús y recordar lo que dice la Escritura para ayudarnos a resistir la tentación. Oremos y démosle gracias a Dios por proveernos la Biblia la cual nos ayuda a vivir en la manera que Él desea que vivamos.

Padre nuestro, estamos agradecidos por tu Santa Palabra. Ayúdanos a estudiarla y aprender lo que enseña para que podamos resistir las tentaciones que enfrentamos cada día. En el nombre de Jesús oramos, amén.

Actividades Grupales Interactivas 
Página para colorear
Crucigrama
Palabras secretas
Silueta de las palabras
Sopa de letras
Boletín para niños (DOC) (PDF)