Zaqueo sube a un árbol

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá


Tema: La salvación llega a Zaqueo. (Propio 26(31) Año C)
Objetos: Una cinta de medir
Escritura: "Hoy ha llegado la salvación a esta casa —le dijo Jesús—, ya que éste también es hijo de Abraham. Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido" - Lucas 19:9-10 (NVI).

¿Cuánto mides? Creí que sería divertido el medir a algunos de ustedes y ver cuán altos son. (Mida a algunos de los niños.) Bueno, algunos de ustedes son bastante altos y otros son más bajitos.

Recuerdo cuando tenía la edad de ustedes. Yo no era muy alto. Muchas veces tenía dificultad en alcanzar cosas que estaban en una tablilla alta. En ocasiones tenía que treparme en un taburete o una silla para poder alcanzar lo que deseaba. Si una persona alta se sentaba frente a mí en el cine, tenía que moverme de un lado a otro para poder ver la pantalla o sentarme en mis rodillas para ver mejor. Uno se enfrenta a muchos problemas cuando es bajito, ¿no es así? No tengo que decirle los problemas que tienen las personas bajitas viviendo en un mundo de personas altas. Posiblemente te enfrentes a esos problemas diariamente.

La lección bíblica de hoy es acerca de un hombre que era bien bajito. Su nombre era Zaqueo. Todos ustedes conocen su historia. La han escuchado desde que eran bebés y aprendieron esta canción sentados en la falda de su mamá:

Zaqueo era un hombrecito asi
que vivía en Jericó.
Quería ver al bien Jesús
y a un sicómoro se subió
Al Salvador pasar por allí
lo miró y le dijo así:
"¡Zaqueo, bájate de ahí!
//pues a tu casa quiero ir.//

Esta es la historia completa de Zaqueo que encontramos en la lección bíblica de hoy.

Jesús estaba caminando por las calles de Jericó, donde vivía un hombre llamado Zaqueo. Él era un recaudador de impuestos y deseaba desesperadamente ver a Jesús, pero era muy bajito y las demás personas que estaban a la orilla del camino no le permitían ver. Corrió para adelantársele a la multitud y se subió a un árbol de sicómoro que había al lado de la carretera. Jesús pasaría por frente del árbol, y desde allí iba a poder verlo claramente.

Cuando Jesús llegó, miró hacia donde se encontraba Zaqueo y llamándolo por su nombre le dijo: "Zaqueo, baja en seguida. Tengo que quedarme hoy en tu casa."

Zaqueo bajó rápidamente del árbol y llevó a Jesús a su casa. ¡La multitud estaba asombrada! ¿Sabes?, Zaqueo era uno de los hombres más odiados en Jericó. ¿Por qué el pueblo lo odiaba? ¡Porque era un ladrón y un tramposo! Él era muy rico al pedir más impuestos de lo que la gente debía y quedarse con parte del dinero. ¡La gente no podía creer que Jesús fuera a casa de un hombre como ese!

Zaqueo sabía que le había robado a la gente y cuando Jesús y él llegaron a la casa, confesó su pecado a Jesús y le dijo que se arrepentía de lo que había hecho. Le dijo: "Mira, Señor: Ahora mismo voy a dar a los pobres la mitad de lo que tengo, y si en algo he robado a alguien, le devolveré cuatro veces la cantidad que sea."

Debido a que Zaqueo estaba arrepentido por lo que había hecho y confesó su pecado, Jesús le perdonó y le dijo: "Hoy ha llegado la salvación a esta casa, ya que éste también es hijo de Abraham. Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido." Sí, ¡Zaqueo era un hombre malo! Pero cuando se encontró con Jesús, su vida fue transformada. No importa si eres bajito o alto cuando conoces a Jesús, él cambiará tu vida también.

Padre celestial, sabemos que cuando conocemos a Jesús viviremos una experiencia que nos cambiará. Gracias por enviarlo a nuestro mundo para buscar y salvar a los perdidos. En su nombre oramos. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Palabras secretas
Silueta de palabra
Sopa de letras
PowerPoint Presentación
Boletín para niños (DOC) (PDF)